¿Cómo hacer viral la cultura de tu compañía?

 

La palabra “viral” ha pasado a tener un significado especial desde que Internet y las redes sociales empezaron a ganar protagonismo en nuestras vidas. El término, empleado para calificar información o contenido que es difundido con rapidez, se ha convertido también en una meta para agencias de marketing y publicidad, así como para todo usuario -y empresa- que quiere ver que sus fotos, videos y opinión reciben la mayor cantidad de “me gusta” o “compartidos”.

En el 2010, cuando estalló la popularidad del social media, el sociólogo Damon Centola realizó un experimento para descubrir cómo estas redes afectaban el comportamiento. Los resultados mostraron que las personas “agrupadas estrechamente” en comunidades un tanto más cerradas, eran mucho más propensas a participar con un comportamiento designado –registrarse en un foro de salud, en este caso- que aquellos que no estaban en una red tan conectada.

Este hallazgo sigue vigente y es replicable a los principios de la cultura organizacional: las personas suelen actuar del mismo modo que sus pares. Basta con recordar todos los retos o challenges que hemos visto circular por la web: el Ice Bucket Challenge del 2014, el Mannequin Challenge del 2016 o el Kiki Challenge de hoy en día. Quizás la primera vez que los vieron pensaron que eran absurdos, sin embargo, cada vez aparecían más videos, algunos probablemente de sus amigos, y uno que otro se animó a probarlos.

Entonces, ¿cómo aplicar este concepto a las organizaciones? Para empezar, es esencial elegir los mecanismos adecuados para cada situación. Esto dependerá de diversos factores, partiendo de las características de la organización, las fortalezas y desafíos de su cultura, y las conductas que califique como críticas. No obstante, algunos puntos funcionarán en casi todas las situaciones:

Auténticos líderes informales: algunas personas de la compañía pueden influenciar a sus pares o equipos, no porque tengan una autoridad formal, sino porque exhiben cierto liderazgo informal y cualidades de líder. Recordemos que las personas suelen imitar la conducta de quienes respetan o admiran.

Líderes señalando el comportamiento que esperan: este punto se refiere a acciones visibles que los líderes emprenden para demostrar el compromiso con la adopción de determinada conducta. Es altamente efectivo, ya que, en un ambiente en constante cambio, es crítico contar con un referente.

Alineación de sistemas formales: asegúrate que los aspectos formales de la organización –como evaluación de desempeño, premios y compensaciones- están alineados con las acciones que se quiere fomentar, para proveer una experiencia coherente para todos.

Se puede aprender mucho de los retos en redes sociales y usar esa experiencia para acelerar la adopción de conductas en las organizaciones. ¿Y si empezamos nuestro propio challenge?

Puedes ver el artículo completo aquí en Strategy+business

 

Deja un comentario