Cómo la disrupción nos prepara para repensar y reinventar

Por Kevin Ellis, Senior Partner y Chairman de PwC UK

Alrededor del mundo, todos los países se enfrentan a importantes alteraciones. Algunas de carácter global, como el COVID-19, mientras que otras son más locales, como el Brexit en el Reino Unido.

De diferentes formas, las disrupciones y desafíos nos han hecho detenernos y repensar una amplia gama de temas. Tales desafíos nos obligan a tomar medidas decisivas y reafirmarnos, a nivel personal, profesional y como nación.

En el Reino Unido, la aprobación de un acuerdo comercial de la Unión Europea ha dado un mayor grado de certeza sobre lo que realmente significará el Brexit. Del mismo modo, a nivel mundial, con los programas de vacunación en marcha, se está buscando la manera de frenar y finalmente poner fin a la pandemia. Este progreso nos ayudará a todos a planificar el camino a seguir con mayor confianza y con el optimismo que tanto necesitamos.

Sin embargo, debemos resistir la tentación de pensar en esto simplemente como una oportunidad para “volver a cómo eran las cosas” lo más rápido posible. Las disrupciones nos han llevado a una encrucijada importante y un momento decisivo en la historia. Debemos decidir ahora a dónde vamos a continuación.

El impulso está creciendo en torno a la ambición común de “reconstruir mejor”. Rara vez una generación de líderes, a través de comunidades, empresas y gobiernos, ha tenido la oportunidad de repensar el futuro.

Aspirando a mejor

Planeando el futuro, debemos tener en cuenta un enfoque más concertado en otros problemas urgentes, como el cambio climático, la escasez de habilidades clave y la desigualdad social. Si bien los eventos extremos tienden a amplificar la injusticia dentro de la sociedad, también pueden resaltar lo que debe evolucionar e inculcar un mayor deseo y capacidad para lograr ese cambio.

Una de las lecciones del 2020 es que hemos descubierto una mayor profundidad en la resolución, un mayor cuidado mutuo, capacidades para resolver problemas mucho mayores y de formas más creativas de lo que tal vez nos imaginamos. Debemos dejar que esas lecciones de agilidad y creatividad se conviertan en parte de la memoria muscular que da forma a nuestra forma de trabajar a partir de ahora.

Nadie tiene una guía para lidiar con las disrupciones que enfrentamos, pero entre nuestras respuestas, habrá elementos comunes, como una mayor inversión en habilidades y capacidades digitales; reducir la disparidad regional para desbloquear oportunidades y potencial desaprovechado; e instigar formas de vida y de trabajo más sostenibles.

A medida que repensamos nuestras actitudes, desde el estilo de vida hasta nuestra huella global, tenemos la oportunidad no solo de pensar a dónde queremos ir, sino también de repensar lo que teníamos antes; lo que queremos recuperar, y los cambios que se han realizado apresuradamente y que ahora deberían ser integrados.

Palancas para el crecimiento

Antes de que estallara la pandemia, ya se analizaba todas las palancas que el Reino Unido podría utilizar para hacer crecer la economía después del Brexit. Ahora son más importantes que nunca y todas las naciones deberían estar haciendo algo similar: evaluar lo que puede ayudar a lograr un mejor desempeño económico y una mayor cohesión social.

En el Reino Unido, identificamos un aumento potencial de 83.000 millones de libras en el PBI que podría lograrse “nivelando” y cerrando las brechas de productividad regionales que existen en el país.

“Subir de nivel” podría ser un eslogan en el Reino Unido para distribuir la prosperidad de manera más uniforme más allá de Londres, pero también es relevante para muchas otras partes del mundo donde los trabajos y las oportunidades se concentran geográficamente de manera limitada. La economía del Reino Unido se basa en los servicios, por lo que es clave garantizar que este tipo de trabajos sean accesibles en todas las regiones.

En PwC, nos hemos centrado en reequilibrar el número de nuestra gente fuera de Londres y no solo en las alternativas obvias, como Manchester y Birmingham. Hace dos años, abrimos una oficina en Bradford, una ciudad con un desempleo más alto que el promedio nacional y tradicionalmente con menos movilidad social. Ya habíamos estado haciendo mucho contacto con las escuelas locales, en reconocimiento de la necesidad de aprovechar un grupo de talentos más amplio y los beneficios que se obtendrían al hacerlo. Desde que abrimos la oficina de Bradford en mayo de 2019, ya hemos duplicado la cantidad de puestos de trabajo que hemos creado allí.

También es vital que el Reino Unido siga siendo un destino atractivo para la inversión extranjera y un socio comercial eficaz para las principales economías de todo el mundo. Para hacerlo, no podemos confiar meramente en las habilidades existentes, las relaciones históricas o las percepciones del legado. Necesitamos mejorar la conectividad y la infraestructura digital, junto con el aumento de las capacidades digitales en todo el país. Necesitamos aprovechar la innovación y la resolución de problemas que salieron a la luz tan enfáticamente cuando el país respondió al COVID-19.

Esas prioridades ayudarán a adaptar y reinventar los servicios, los sectores y las relaciones de las que dependemos para impulsar el crecimiento.

La respuesta a la pandemia reveló la rapidez con la que se puede superar tanto la inercia como las barreras preconcebidas para la transformación digital; y demostró la necesidad crítica de invertir en nuevas tecnologías para asegurar nuestro futuro. La investigación de PwC ha cuantificado el importante valor económico que pueden aportar las tecnologías emergentes para 2030, incluida la blockchain (72.000 millones de dólares para el PBI del Reino Unido; 1,76 billones de dólares a nivel mundial), realidad aumentada y virtual (69.300 millones de dólares para el PBI del Reino Unido; 1,5 billones de dólares a nivel mundial) y drones (£42 mil millones al PBI del Reino Unido).

Además de mirar hacia el futuro, las naciones también deben considerar las fortalezas históricas y comprender cómo llevarlas a una era pospandémica, incluyendo a la innovación para garantizar su continua relevancia.

Actuar con confianza

2020 ha sido un desafío y todavía habrá tiempos difíciles por delante, pero debemos actuar con confianza y tomar decisiones audaces, como la adopción de tecnologías disruptivas o repensar los modelos comerciales.

En tiempos más estables, tal vez podríamos permitirnos hacer ajustes superficiales a lo que ya teníamos. Ahora es el momento de la asertividad y la valentía. Nos debemos a nosotros mismos, a nuestras comunidades y a las generaciones futuras asumir esa tarea con el cuidado, la creatividad y la innovación de las que hemos demostrado que somos capaces.

Escribo esto desde el Reino Unido, pero las aspiraciones, la colaboración, la digitalización y la innovación que estoy describiendo serán relevantes para los líderes de todo el mundo.

Artículos publicados en strategy+business no representan necesariamente las opiniones de las firmas miembro de la red PwC. Revisiones y menciones de publicaciones, productos o servicios no constituyen auspicio ni recomendación de compra. Strategy+business es publicada por algunas firmas miembro de la red PwC. Adaptación del texto original en inglés publicado por la revista strategy+business gestionado por PwC Perú.

Deja un comentario

Volver arriba