¿Cómo se está transformando el sector salud?

 

Los servicios de salud están cambiando alrededor del mundo. Los modelos tradicionales están abriéndole paso a otros que pueden hacer un mejor trabajo al anticipar las necesidades de atención médica de las personas y abordarlas de manera eficiente, asequible, conveniente y generando un gran valor.

En Singapur están surgiendo startups dedicadas al cuidado de la salud; mientras que, en India, las iniciativas y aplicativos móviles están permitiendo que las personas “se salten” los sistemas de salud tradicionales y viren hacia unos basados en la tecnología. En México, el gobierno está abordando la diabetes con un enfoque holístico, que incluye instituir centros comunitarios de monitoreo de la glucosa, soportados por los dos mil millones de dólares recaudados en impuestos a las bebidas azucaradas; y en Arabia Saudita se está modernizando todo el sistema de salud, reconsiderando dónde y cómo se brinda la atención.

Todos estos esfuerzos responden a un cambio global en el panorama de la salud, impulsado y acelerado por los avances tecnológicos, los deseos y necesidades de atención de los consumidores y el nivel de confianza que tienen las organizaciones o instituciones que brindan el servicio. Sin embargo, muchas de las enfermedades crónicas que afectan a la población se están propagando a zonas antes no afectadas, y los recursos existentes para atender esta demanda siguen siendo limitados.

La urgencia por la transformación de las empresas del sector aumenta también con los nuevos participantes no industriales de esta economía, que representa del 10% a casi el 20% del PBI en los países desarrollados. Las empresas tecnológicas, de telecomunicaciones, minoristas y de servicios financieros tienen un rol clave que cumplir; y es probable que las instituciones gubernamentales, municipalidades y universidades locales, también desempeñen funciones más amplias que permitan abordar los factores sociales que influyen en los temas de prevención y tratamiento. No obstante, las organizaciones de atención médica tradicionales también pueden emerger como líderes en este nuevo mundo virtual, de atención médica individualizada y gestión de datos.

A medida que el panorama continúa cambiando, las empresas deben tomar una decisión: transformarse o arriesgarse a quedarse atrás. Aquellos que buscan mantenerse competitivos deben comenzar el camino de transformación creando una identidad estratégica, enfocándose en un único objetivo futuro en lugar de adoptar un enfoque disperso. Para esto, deben diseñar la “nueva” organización para transmitir confianza, valor que se está reduciendo entre los consumidores en relación con todas las instituciones, incluidas las de atención médica. Como siguiente paso, las empresas deben dominar todas las etapas del proceso, obteniendo las capacidades para llevar una idea desde la formulación a un tamaño e impacto significativo. Y, por último, deben tratar a su legado como un activo, identificar qué vale la pena conservar, qué debería descartarse y qué nuevo legado deberían estar creando.

Las compañías que apliquen estos consejos o componentes básicos de la transformación estarán mejor preparadas para prosperar en el cambiante entorno de la atención médica, y podrán aprovechar la tecnología que se vuelve cada vez más hábil para abordar algunos de los problemas de salud más acuciantes del mundo.

Por supuesto, el tamaño de la economía del sector, ya sea gubernamental, privado o multinivel, y la madurez del mercado, influirán en el ritmo de transformación de una organización. Sin embargo, los consumidores recompensarán el ingenio de las compañías que lo consigan; y los gobiernos que logren adaptarse experimentarán menos presión sobre sus recursos y tendrán poblaciones más saludables y felices.

Para conocer más sobre estos cuatro pilares de la transformación en el sector salud, lee el análisis completo de PwC aquí.

 

Deja un comentario