“El principal riesgo es ver sólo el efecto inmediato de la pandemia”

En los últimos años, las empresas han ido transitando un camino lleno de cambios impulsados no solo por la tecnología (que es la mayor influencia), sino también por cambios demográficos y de las exigencias de los consumidores. La pandemia ha acelerado estas transformaciones, impulsando a las organizaciones a repensar la forma de operar. Hernán Aparicio, socio líder de Auditoría de PwC Perú, nos explica en esta entrevista cómo estos cambios impactan en las capacidades y roles de los miembros del directorio.

Según la última edición del CEO Survey de PwC, los líderes empresariales se muestran optimistas respecto a las perspectivas de crecimiento de sus organizaciones en 2021, ¿qué rol puede cumplir el directorio para que esa expectativa se haga realidad?

Todo va a depender de la curva de desarrollo de cada empresa, porque dependiendo de este grado de desarrollo los roles de los directorios son distintos. En una empresa con una curva de desarrollo hacia la madurez, el directorio debe tratar de dirigir a la empresa y adaptarse a todos los cambios que se vienen generando, sumar las capacidades necesarias dentro del directorio para poder dirigir y consolidar esa empresa. Por otro lado, en una empresa que recién está en formación, en maduración, los directorios deben estar abocados principalmente a la profesionalización de la organización, a establecer las reglas y directrices en adición a la visión y al crecimiento, para tener un crecimiento ordenado y adecuado, que los lleve a ser una empresa altamente competitiva.

Más allá de la pandemia y la crisis sanitaria, ¿cuáles son los principales riesgos que enfrentan las organizaciones durante este periodo?

Creo que el principal riesgo es ver solo el efecto inmediato de la pandemia, ver solamente el impacto en los resultados de este año o del próximo. La evaluación de riesgos es necesaria porque esta pandemia, no podemos dejar de mencionarla, ha acelerado muchas cosas. Dentro de esta aceleración, las empresas deben descubrir cómo se adaptan a los cambios tan abruptos que nos está trayendo esta situación, desde la virtualidad, hasta el manejo de las personas, ¿cómo atraer o mantener a las personas en los negocios que estamos pensando u operando? o ¿cómo nuestros negocios deben tener cambios o ajustes acordes con la realidad actual? Creo que las empresas que se verán más expuestas a estos riesgos son las que solo miren el corto plazo y no esos cambios, estructurales o no, pero cambios en la forma de mirar sus negocios de cara a los efectos de esta pandemia en el largo plazo, en cuanto a cómo cambiará el mundo y los comportamientos de los consumidores. Quienes miren eso primero y se adapten, minimizarán estos riesgos.

En cuanto al upskilling, muchas veces se propone que la capacitación se inicie desde las esferas más altas de la organización, ¿qué capacidades son las más importantes para los directores? ¿Ha cambiado la preparación que requiere un líder empresarial para ser un director exitoso?

Más allá de la experiencia empresarial y la capacitación profesional que un director va teniendo durante su desarrollo antes de ocupar esa posición, algo muy importante es prepararse para tener una adecuada lectura del entorno. Por ejemplo, del entorno en el que vivimos, donde está habiendo cambios abruptos, y para ver cómo esos cambios están afectando y van a afectar en adelante. Una vez que se tiene esa adaptación, se debe tener las capacidades, a través de las gerencias, para ejecutar los cambios en la estrategia o en la dinámica operacional de los distintos negocios.

En cuanto a la preparación, no sé si ha cambiado, pero lo que sí es claro es que los tiempos actuales exigen una preparación más diversa para un director. Si bien no tiene que ser un especialista en todos los temas, como por ejemplo los temas tecnológicos, los directores sí deben tener por lo menos cierto tipo de capacitación que les permita tomar decisiones alrededor de cómo impacta la tecnología a su negocio. En resumen, creo que los directores deben mantenerse constantemente capacitados sobre todo con las tendencias económicas y empresariales que afectan a los negocios.

A partir de la nueva normalidad, ¿cómo debería estar constituido el directorio?

Creo que un directorio debería enfocarse en tener diversas capacidades entre sus miembros. Muchas veces se da prioridad a aspectos estratégicos y por ahí dejan de lado aspectos de suma importancia como la tecnología, desarrollo de capacidades de sus profesionales y, dependiendo de la industria, alguna otra especialización.

 Parte del rol de un directorio, en especial de un presidente de directorio, es sentirse seguro sobre las capacidades de todos los miembros para poder dirigir a la empresa. El directorio no necesariamente tiene que ser experto en todos los temas relacionados con las tendencias actuales, pero puede y debe, desde mi punto de vista, asesorarse con esas experiencias que pueden provenir de distintas fuentes.

Las empresas se han enfocado más en sus planes de sostenibilidad e innovación, ¿es necesario contar con un especialista en el tema dentro del directorio?

Si bien la sostenibilidad y la innovación son aspectos muy comunes hoy en día en el lenguaje de los negocios, no veo totalmente indispensable para un directorio, que uno de sus asientos o dos de ellos los ocupen personas con el expertise en innovación o sostenibilidad. Eso no quiere decir que el directorio no esté constantemente interesado e involucrado en estos dos aspectos para sus negocios, todo lo contrario; y de ser el caso asesorarse de personas especialistas para tomar las decisiones relacionadas.

Si bien se han realizado muchos esfuerzos para la diversificación de los directorios, la representatividad de las mujeres aún es baja. ¿Cuáles son las tareas pendientes?

Creo que hay muchas tareas pendientes todavía para que las capacidades de las mujeres sean más consideradas en los negocios y esto no viene de un tema solamente de directorios, viene desde las posiciones o gerencias clave dentro de las empresas. Si bien creo ha habido un avance en los últimos años y cada vez se ven más mujeres que ocupan cargos de importancia en las empresas, en los directorios el avance es menor.

Hay mujeres miembros de directorio con roles protagónicos, pero creo que esto es algo que viene con una maduración lenta. Sin embargo, cada vez están llegando más, demostrando que en el mundo de los negocios las mujeres tienen exactamente las mismas capacidades que los hombres y que con el tiempo esto se está haciendo cada vez más presente. De nuevo, hoy lo vemos claramente en las gerencias de las empresas y esa claridad va a alcanzar a los directorios con el tiempo.

Acerca del autor

Hernán Aparicio

Socio Líder del área de auditoría y Miembro del Comité Técnico de la Firma. 28 años de experiencia en auditoría externa de empresas de consumo masivo, construcción, mineras, energía e industriales. Amplia experiencia en la aplicación de normas internacionales de contabilidad y formulación de estados financieros en moneda local o extranjera, bajo principios de contabilidad aplicables en el Perú y en Estados Unidos de Norteamérica. Contador Público Colegiado de la Universidad Ricardo Palma y Certified Public Accountant de los Estados Unidos de Norteamérica. Master en Dirección de Empresas del Programa para Ejecutivos de la Universidad de Piura. Diplomado en NIIF por la Association of Chartered Certified Accountants del Reino Unido. 

Sigue a Hernán Aparicio en:

LinkedIn

Deja un comentario