El rol del comité de auditoría en la prevención y detección de fraude

 

Por Nancy Yong, socia de Governance, Risk & Compliance de PwC

El fraude es un delito que, lamentablemente, se ha generalizado y se presenta en muchas variedades: desde sobornos, corrupción y lavado de dinero hasta el abuso de información privilegiada y financiera. Cada una de ellas con sus propias características y consecuencias. El aumento en el número de casos ha llevado a las autoridades a nivel global a buscar métodos efectivos para prevenir y sancionar este tipo de delito; lo que representa un reto para las organizaciones y, en particular, para los comités de auditoría.

Si bien está claro que el CEO y la alta gerencia juegan un rol clave al momento de establecer las expectativas de comportamiento ético en los trabajadores de la compañía y terceros, los directores también pueden tener un impacto significativo para disuadir el fraude y asegurar un “tono apropiado en la plana alta”. No obstante, esta responsabilidad generalmente recae en el comité de auditoría, al estar estrechamente relacionada con la supervisión de áreas de información financiera y cumplimiento normativo.

En la última Encuesta sobre Delitos Económicos y Fraude de PwC, un 49% de organizaciones a nivel global señaló haber sido víctima de alguno de estos delitos en los últimos 2 años; y en el 52% de los casos, los responsables fueron personas que pertenecían a la empresa. ¿Cómo protegerse en un contexto en el que se está cada vez más expuesto? Estas cuatro consideraciones pueden ayudar a prevenir una situación de fraude:

Por qué evitar el fraude es fundamental para los comités de auditoría:

existe una gran variedad de factores que influyen al momento de cometer un delito de este tipo. Sin embargo, independientemente de las motivaciones, también hay una vulnerabilidad en las compañías, lo que facilita estos actos. Aprender a identificar estos aspectos permitirá una mejor preparación para el manejo de una posible crisis y un sistema de prevención adecuado que fortalezca a la empresa. ¿Qué mejor que trabajar con las áreas que son naturalmente responsables del cumplimiento y comportamiento ético?

La normativa está cambiando y es cada día más exigente:

Un programa de cumplimiento efectivo, monitoreado por la junta, puede ser un factor atenuante en la decisión de un fiscal de acusar a una compañía de irregularidades, y puede reducir el monto de cualquier multa que esta deba enfrentar debido a la acción criminal por parte de empleados o proveedores externos.

El impacto del comité sobre el “tono en la parte superior” y la prevención del fraude:

Una de las formas clave en que los comités de auditoría pueden ayudar a evitar el fraude es no subestimar el papel que pueden desempeñar para garantizar que la plana más alta de la compañía refleje un fuerte enfoque en el comportamiento ético. Recordemos que, si el tono establecido por el senior la gerencia defiende valores como integridad, honestidad y equidad, los trabajadores estarán más inclinados a mantener los mismos principios.

Otras áreas específicas a considerar:

 -Sobornos y corrupción:

Los comités de auditoría deben comprometerse a comprender los lugares de alto riesgo en los que la empresa opera, en particular cuestionando la lógica del uso de “intermediarios” en los considerados “puntos calientes”.

-Tendencias en el uso de información privilegiada:

Los comités de auditoría deben asegurarse de que entienden los controles de información privilegiada. Las mejores prácticas pueden incluir requerir que el asesor jurídico general apruebe todas las operaciones con información privilegiada, permitiendo ventas internas solo a través de un intermediario designado por la compañía, y la adopción de planes solo durante las ventanas de negociación apropiadas.

-La importancia del código de conducta de la compañía:

El código de conducta articula los valores centrales de la empresa y las expectativas de comportamiento de cada uno de sus miembros. El comité de auditoría debe revisar periódicamente que este represente la cultura organizacional y proteja la reputación de la compañía; así como también recibir información periódica de la administración sobre cómo se comunica su contenido a los trabajadores.

Fuentes:

-PwC’s Global Economic Crime and Fraud Survey 2018
-Achieving excellence: The audit committee’s role in deterring fraud

 
Acerca del autor

Nancy Yong

Nancy Yong

 

 

 

 

 

 

 

Socia de la línea de Advisory del área de Risk Consulting / Governance Risk and Compliance en PwC. Experta en riesgos con más de 31 años de experiencia en auditoría (externa e interna), servicios de Consultoría de Negocios a empresas de diversos sectores, básicamente en lo relacionado con aspectos de Gestión Integral de Riesgos y Controles, Cumplimiento Normativo y de Tecnología de la Información; así como adecuación a los marcos de referencia de Control Interno y Gestión Integral de Riesgos COSO y ERM, respectivamente; y la Ley Sarbanes-Oxley y FCPA, entre otros.

Sigue a Nancy Yong en:

 

Deja un comentario