¿El futuro del trabajo o el trabajo sin futuro?

 

La forma en la que trabajamos se encuentra en un proceso de transformación, al igual que todas las esferas de nuestra vida. Las compañías se enfrentan por atraer y retener talento, personas con habilidades siempre cambiantes que acompañen el proceso de digitalización y se adapten fácilmente.

Esta transformación laboral (y mundial) viene empujada por cinco mega tendencias: los avances tecnológicos, la situación demográfica, la rápida urbanización, alteraciones en el poder económico global, y cambio climático, sumado a escasez de recursos.  El modo en que las sociedades reaccionen a estas variables determinará el futuro de la fuerza de trabajo.

Según el estudio Workforce of the future, de PwC, un 37% de la población se encuentra expectante y considera que esta transformación puede brindar más oportunidades, sin embargo, un 18% se siente nervioso ante el futuro. Este último grupo se suma a la creciente cifra de personas que considera que los procesos de automatización ponen en riesgo sus puestos de trabajo.

¿Qué aconsejan los líderes?

  • Actúa ahora: El cambio no viene en el futuro. La transformación está ocurriendo en este momento.
  • Sin remordimientos y apostando: Planea para un futuro dinámico, no un horizonte estático. Reconoce distintos escenarios y piensa en cómo actuarías “sin remordimientos” en cada uno de ellos. Apuesta por lo que crees que funciona.
  • Da un salto mayor: no te limites por tu estado inicial. Lo más probable es que tengas que hacer cambios más grandes, a más de un paso de distancia de donde te encuentras ahora.
  • Haz tuyo el debate de la automatización: la automatización e inteligencia artificial impactarán todas las industrias, en todos los niveles. No es algo de lo que deba encargase solo el área tecnológica de la empresa o recursos humanos. Es esencial alcanzar un claro entendimiento de cómo evoluciona la tecnología y cómo se puede aprovechar.
  • Gente, no puestos de trabajo: Es inútil intentar proteger puestos de trabajo que se volverán redundantes por la tecnología. Sin embargo, sí se puede mantener el compromiso con las personas. Incentiva la adaptabilidad y el aprendizaje continuo.
  • Construye una narración clara: casi un tercio de trabajadores siente ansiedad por el futuro, esto influirá en el modo en el que trabajan y en su capacidad innovadora. No esquives la conversación, plantea un plan de acción para que todos tengan claro a dónde se dirigen.

Puedes leer más sobre el tema en nuestro estudio, aquí.

 

Deja un comentario

Volver arriba