El uso de los datos para identificar valor en toda la organización.

Por Jessica Cornejo, Gerente Senior de Consultoría Tecnológica

Frecuentemente escuchamos que las organizaciones consideran importante utilizar el poder de los datos, para mejorar y posicionar distintas funciones, como la financiera. Sin embargo, las ventajas de una adecuada gestión de datos va más allá, llegando a convertirse en un verdadero generador de valor estratégico.

Este tipo de iniciativas responden a tendencias globales. Un ejemplo de ello es la información recogida en el estudio PwC Digital CFO 2022, donde la mayoría de CFOs considera de gran valor emplear herramientas que, a partir de datos históricos y actuales, les permitan realizar análisis valiosos; y predecir mejor las tendencias y escenarios. En consecuencia, refinar su estrategia y reaccionar con mayor agilidad.

El concepto “dato es como dinero” es más cierto que nunca. Las empresas tienen cada vez más datos, tanto propios, como de sus clientes, del mercado y del entorno. Esto crea una excelente oportunidad para hablar de monetizar los datos y obtener un valor adicional. Sin embargo, para desbloquear esta capacidad, las organizaciones deben considerar todos los aspectos de su negocio desde la perspectiva financiera. Por ejemplo, cómo utilizar los datos para mejorar las inversiones; o cómo permiten mejorar productos o servicios y liberarlos al mercado rápidamente pensando en el consumidor, gracias a la capacidad que brindan los datos para anticipar necesidades.

Desde la experiencia de PwC, plantear modelos de datos centrados en el cliente e involucrando a toda la organización ayuda a impulsar decisiones de alto valor, al hablar de modelos de datos. 

Estos modelos nacen de la evolución de plantear, en primer lugar, una base sólida de gobierno del dato, al definir “dueños” de la información, sus respectivas responsabilidades y trabajar en la cultura “data driven”, en la cual toda la organización entiende y reconoce la importancia de los datos con los que interactúa. Se trata de un proceso progresivo que demanda un fuerte liderazgo para guiar a la organización en un camino que decantará en mejores y oportunas decisiones. Solo a partir de una adecuada gobernanza de la información, se puede maximizar el resultado de otras tendencias tecnológicas, como la inteligencia artificial en sus diferentes variantes. 

Actualmente, todas las organizaciones utilizan analítica. Por ahora revisando lo sucedido en el pasado, las ventas históricas, los clientes nuevos o desviaciones de presupuesto. Este uso puede ayudar a tener una mejor posición respecto al futuro. Las organizaciones con un mayor nivel de madurez ya utilizan modelos predictivos para responder algunas preguntas como potenciales clientes objetivos a los cuales ofrecer un nuevo servicio o mejores rutas para optimizar el sistema de despacho, solo por mencionar algunos ejemplos. Es en este tipo de analítica predictiva donde realmente se encuentra un valor diferencial que puede poner a la organización un paso adelante de la competencia, pero la pregunta es: ¿tiene la calidad de datos aceptable para lograr que estos modelos le brinden información útil?

Responder afirmativamente requiere verificar que los datos históricos han sido revisados y mejorados para trabajar con ellos. Además, implica estar seguros de la calidad del dato. Existen responsables en diferentes niveles que vigilan que eso se cumpla, gracias a sistemas con reglas automáticas para corroborar que ese flujo de datos viaja con el nivel de calidad esperado.

Solo contando con datos gobernados, en un nivel de calidad aceptable y en un proceso continuo de mejora, se podrá aprovechar al máximo los beneficios de esta información para tomar decisiones de valor en las organizaciones.

Deja un comentario

Volver arriba