Gestión de los riesgos naturales: De la comprensión a la acción

De alguna forma, todos dependemos de la naturaleza, incluidas las empresas. De hecho, cuando examinamos los vínculos entre las actividades económicas y los ecosistemas naturales, descubrimos que el 55% del PIB mundial depende moderada o altamente de la naturaleza.

La dependencia de la naturaleza, como cualquier otra dependencia, expone a las empresas a riesgos: los bosques pueden arder, igual que las fábricas. Además, a medida que los consumidores y los inversores se preocupen más por los daños al mundo natural, las empresas se enfrentarán a un mayor escrutinio sobre si están gestionando sus impactos para disminuir cualquier riesgo relacionado que amenace su negocio.

Las pruebas científicas del declive de la naturaleza apuntan a una creciente probabilidad de que los riesgos naturales se materialicen para las empresas. Dada esta dinámica, creemos que los líderes empresariales harían bien en tomar ciertas medidas. Una de ellas es medir los impactos de la naturaleza de su empresa y tomar en cuenta los riesgos y oportunidades correspondientes. Otra es mejorar los mecanismos de recopilación y gestión de datos relacionados con la naturaleza; una tercera acción consiste en fijar objetivos para neutralizar los riesgos e impactos sobre la naturaleza y trabajar hacia un modelo empresarial positivo.

Las empresas dependen de la naturaleza para crear valor

La mayoría de las empresas dependen de los materiales y servicios de los ecosistemas naturales; pero a veces es difícil detectar estas dependencias. Para encontrarlas hay que hacer un inventario de los bienes utilizados a lo largo de la cadena de valor y rastrearlos hasta sus fuentes biológicas, así como trazar un mapa de las funciones de los ecosistemas que contribuyen a la actividad empresarial.

Pero, ¿qué les ocurre a las empresas cuando los ecosistemas se deterioran? La respuesta corta es que se enfrentan al riesgo de costosas disrupciones. El ritmo acelerado del declive de los ecosistemas y de la respuesta social hace que la pérdida de naturaleza sea un problema tan urgente como el cambio climático. 

Las dependencias de la naturaleza abarcan industrias y mercados de capitales

Al examinar el nivel de dependencia de su empresa, los ejecutivos pueden guiarse por una comprensión general de dónde existen dependencias para su industria. Cada una de las 20 industrias estudiadas está expuesta a riesgos debido a una dependencia alta o moderada de la naturaleza en algún punto de su cadena de valor. También los inversores querrán escudriñar ampliamente en busca de riesgos potenciales: en diez de las 19 principales bolsas de valores, más de la mitad del valor de las empresas cotizadas presenta una dependencia alta o moderada de la naturaleza.

Todas las industrias están expuestas al riesgo natural en sus cadenas de valor

Calculamos la dependencia de la naturaleza de las industrias utilizando información de la base de datos ENCORE (Exploring Natural Capital Opportunities, Risks and Exposure), que registra la dependencia de la naturaleza a nivel sectorial, y de la base de datos EXIOBASE, que registra el suministro, uso, entrada y salida de productos a nivel de país. Este análisis mostró que la mayoría de las industrias tienen dependencias de naturaleza alta o moderada en sus operaciones directas. Las mismas también se dan en las cadenas de suministro de las industrias o en las bases de clientes, incluso en industrias con dependencias mínimas en sus propias operaciones. 

Los inversores también se exponen al riesgo natural

Dado que las empresas dependen de la naturaleza, los accionistas también lo hacen. Estimamos la dependencia de la naturaleza de los accionistas de cada una de las 19 principales bolsas de valores calculando la dependencia del valor de mercado de las empresas cotizadas. La dependencia general de la naturaleza de estas empresas cotizadas se aproxima a la de la economía mundial, con algo más de la mitad del valor de las empresas expuesto al riesgo financiero a través de una dependencia de la naturaleza alta o moderada.

Tres cosas que hacer ahora

Puede que no pase mucho tiempo antes de que los problemas relacionados con la naturaleza afecten a los resultados de su empresa. Por eso recomendamos a los ejecutivos que sitúen la naturaleza al mismo nivel que el cambio climático en sus evaluaciones de riesgos. 

Los líderes con visión de futuro buscarán posibilidades de crear modelos de negocio positivos para la naturaleza que no sólo mitiguen los riesgos, sino que también refuercen la rentabilidad financiera y beneficien a la sociedad. También podrían encontrar oportunidades para abordar a la vez las prioridades climáticas y las de la naturaleza. 

Independientemente de si dan prioridad a la mitigación de riesgos, a la creación de valor o a ambas, todos los ejecutivos pueden salir ganando si adoptan tres medidas para gestionar la dependencia de la naturaleza de su empresa:

  • Mida su línea de base de la naturaleza. Como en otros ámbitos, un buen paso hacia la gestión eficaz de la naturaleza es evaluar los resultados de referencia, es decir, el grado de dependencia de la naturaleza y de impacto de una empresa. Existen varios recursos que pueden ayudarle a establecer una base de referencia en varios niveles de detalle.
  • Mejore la toma de decisiones y la transparencia con mejores datos. Para gestionar bien las dependencias e impactos de la naturaleza, necesitará fuentes de datos, sistemas y controles muy fiables. Estos recursos también ayudarán a cumplir los requisitos de divulgación y a explicar a los inversores y otras partes interesadas por qué se decide prestar atención a los problemas de la naturaleza.
  • Establezca objetivos para gestionar el riesgo y aprovechar las oportunidades. Una vez que conozca los niveles básicos de dependencia e impacto de la naturaleza de su empresa, puede fijar objetivos para mitigar el riesgo y crear valor gestionando mejor las interacciones con la naturaleza.

Adaptación del texto original en inglés publicado por PwC gestionado por PwC Perú.

Deja un comentario

Volver arriba