Gestión por resultados: Un enfoque eficiente para empoderar al equipo e incrementar la productividad

Para seguir creciendo como negocio y acompañar en este proceso a nuestros colaboradores, en contextos híbridos, remotos o presenciales, es clave asegurarnos que cada persona sepa qué se espera de ellos y la razón de ser de su respectivo puesto.

Al tener mayor claridad sobre lo que debemos lograr, habremos trabajado en direccionar la atención de la fuerza laboral en las tareas que realmente agregan valor a su puesto. Además, es esencial para abordar tareas difíciles, hacerlos pensar de manera creativa y tener mayor  eficiencia, pues disminuye  las distracciones que alejan al equipo del objetivo final; aporta además con aumentar la sensación de logro al estar más cerca del cumplimiento de sus metas en el día a día.

Algo importante de la gestión por resultados es que contribuye a que la toma de decisiones sea más ágil y eficiente en todos los niveles organizacionales, permitiendo respuestas rápidas a problemas simples y complejos. De igual manera, ayuda con la anticipación de escenarios y con el diseño oportuno de contingencia, mitigando de esta forma los efectos de posibles problemas en situaciones futuras.

Dos factores que debemos tomar en cuenta a la hora de hablar de gestión por resultados son la búsqueda del ahorro en costos, ahorro en tiempo de los procesos y de las personas. La productividad busca lograr que las cosas se hagan de forma eficiente, lo más rápido posible, con una velocidad promedio según la naturaleza de cada actividad, con menor merma o tiempo perdido.

Además, las dimensiones que debemos cuidar son: ¿Cómo se aplica a nivel individual, social y organizativo?

  • A nivel individual, cada colaborador, desde su puesto, debe desarrollar la competencia de “foco en el negocio” que le permita analizar en su día a día qué actividades que realiza realmente agregan valor a su puesto, cuáles no e identificar las que son susceptibles de automatizar o mejorar.
  • A nivel social o colectivo dentro de la organización, líderes y colaboradores deben generar los espacios, conversaciones e interacciones con los stakeholders idóneos  para optimizar el flujo de sus procesos, entregables u otros que impactan en los tiempos y tareas de su día a día.
  • A nivel organizativo, se debe buscar que los procesos, política y toma de decisiones sean facilitadores del negocio y estén en sintonía con la velocidad de respuesta que esperan los clientes internos y externos.

¿Qué podemos hacer para implementar un enfoque de gestión por resultados?

  • Primero, definir el plan estratégico y los objetivos esperados para cada área y puesto.
  • Segundo, entender y analizar el mapa de procesos y toma de decisiones para asegurar que los objetivos que tiene cada puesto estén siendo facilitados por estos.
  • Posteriormente, se debe planificar, priorizar, calendarizar y asignar recursos.
  • Y cuarto, analizar, reajustar y mejorar los procesos y flujos al término de cada fase, brindando la retroalimentación requerida en cada una de las dimensiones que hemos mencionado previamente con el fin de propiciar la mejora continua y el foco de cada uno.

Con foco en este nuevo año y tomando en cuenta la importancia de mejorar el desempeño individual, es recomendable descubrir en qué estamos invirtiendo nuestro tiempo, qué aporta a nuestro desarrollo personal y profesional y en qué perdemos nuestro tiempo. De ese modo, es relevante  pensar en cómo aprovechar al máximo las 24 horas que tenemos al día para mantenernos enfocados y motivados en lo que realmente nos agrega valor.

No por hacer más cosas y estar en más actividades al mismo tiempo será mejor y seremos más productivos. A diferencia de lo que se piensa: “El multitasking en realidad es un mito. De hecho, lo que haces es cambiar rápido de una tarea a otra reiteradamente. Y cada cambio que haces representa un “costo” que se deduce del tiempo y la energía que tienes. Por ese motivo, casi siempre es más eficiente realizar un trabajo a la vez: céntrate en una sola actividad y continúa con la siguiente una vez que hayas terminado, así no tendrás que pagar ningún costo innecesario”, indica la Dra. Sahar Yousef, Especialista en Neurociencia Cognitiva, Universidad de California en Berkeley.

Entonces, es recomendable decidir qué tareas vamos a realizar y en qué tiempo para poder trabajar de forma dedicada y concentrada, luego hacer las pausas de 5 minutos antes de retomar otra actividad. La suma de la productividad y el foco individual contribuirá  con la mejora del colectivo dentro de la organización, así como también en paralelo afinar y mejorar los procesos productivos, políticas y toma de decisiones organizacionales. Con ello, se lograrán los resultados esperados del negocio.

Deja un comentario

Volver arriba