Impuestos indirectos: ¿cuáles son las tendencias globales y cómo definir una estrategia clara?

 

Los temas tributarios han recibido gran acogida en los últimos meses, debido a las reformas que distintos países como Perú, Chile o Estados Unidos han atravesado. Sin embargo, existe otro aspecto tributario que no necesariamente está recibiendo la atención que debería: el incremento de impuestos indirectos que aplican los gobiernos. Adicionalmente, cada vez son más los países que implementan sistemas a tiempo real para realizar la declaración; por lo que un control inadecuado de estos cambios puede derivar en una disputa legal, pagos más altos y decisiones estratégicas débiles.

De acuerdo al reciente estudio Paying taxes 2019, de PwC, estas son las tres principales tendencias que las empresas deben considerar para tomar decisiones acertadas:

La creciente importancia de los impuestos indirectos: las compañías suelen enfocarse en los impuestos directos; no obstante, cada vez se utiliza más impuestos indirectos para generar ingresos adicionales: el impuesto al valor agregado (IVA), el impuesto general a las ventas (IGV), las aduanas y los impuestos especiales pueden representar más de la mitad de los ingresos fiscales que recaudan muchos gobiernos. Manejar el impacto de este tipo de tributo en el desempeño de los negocios requiere un entendimiento de las tendencias globales emergentes y una estrategia clara, aunque la escala y velocidad en la que los países están anunciando los cambios a sus sistemas tributarios está complicando incluso a las empresas más experimentadas y mejor equipadas.

Los impuestos adicionales de la economía digital: aún no es claro cómo recopilar el IVA o IGV correcto en el caso de cadenas de suministro modernas, comercio transfronterizo e internet. Dado que los mercados en línea y los intermediarios son considerados responsables cada vez más por este tipo de impuestos, debido a las transacciones en sus plataformas, las empresas deben ser capaces de hacerle seguimiento a las ventas de sus clientes o arriesgarse a ser descubiertos.

Mayor énfasis en el cumplimiento y reporte de impuestos al valor agregado e impuesto general a las ventas: La velocidad y la magnitud del desarrollo de los negocios ha puesto de manifiesto grandes agujeros en algunos sistemas de IVA/IGV que los gobiernos están tratando de cerrar desesperadamente. Además, estos sistemas son susceptibles a casos de fraude, debido al hecho de que los proveedores están en condiciones de cobrar impuestos de los clientes y luego desaparecer sin haber entregado el impuesto a las autoridades pertinentes. Como resultado, muchos gobiernos de todo el mundo están tomando medidas administrativas unilaterales para ejercer un mayor control sobre sus sistemas nacionales, al tiempo que intercambian más datos entre sí.

¿Qué hacer al respecto?

Hay tres pasos que pueden ayudar a las empresas a controlar esta situación de manera mucho más efectiva:

  • Comprende el impacto de los impuestos indirectos en tiempo real: todo lo que una empresa compra y vende, la forma en que se estructura a sí misma y su cadena de suministro, la ubicación y el estado de sus contrapartes, y cada entrada a un nuevo mercado (ya sea un nuevo producto o país) conlleva una carga impositiva indirecta. Si no conoce las diferentes reglas vigentes para su producto específico en cada país donde vende, o si no cuenta con las personas, procesos y sistemas adecuados para administrar las diferentes y crecientes cargas administrativas, controlar el panorama de impuestos indirectos es una tarea increíblemente desalentadora y casi imposible. Sin embargo, existen servicios que pueden ayudar a las empresas a hacer un seguimiento diario de las regulaciones de este tipo de impuesto en todo el mundo, y que además permiten calcular el monto a pagar e identificar áreas de mejora.
  • Establece datos y procesos claros: A medida que un número creciente de gobiernos exige que las empresas transfieran más datos de impuestos indirectos con cada vez menos retraso, las empresas necesitan revisar y corregir su información antes de enviarla a las autoridades fiscales o, en su defecto, corregir posteriormente los errores y priorizar la resolución de problemas sistémicos. El análisis de datos puede ayudar con este proceso. Las autoridades fiscales están utilizando este tipo de análisis, y las empresas también deberían. Una herramienta efectiva es aquella que altamente flexible, capaz de adaptarse de manera precisa a las necesidades del negocio, y enfocada en errores genuinos y valores atípicos, en lugar de ofrecer un exceso de posibles vías de investigación.
  • Prioriza el planeamiento estratégico: Alinee el mapa de su mundo de impuestos indirectos con sus datos, para tomar decisiones basadas en evidencia. Esto debe hacerse no solo para garantizar que se pague la cantidad correcta, en el lugar correcto, en el momento adecuado, sino también para informar las decisiones comerciales sobre dónde implementar los recursos y el capital para minimizar el riesgo y maximizar el rendimiento de la inversión.

Artículo traducido y adaptado de nuestra revista strategy+business. Lee la versión original completa aquí.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *