Industria 4.0: ¿cómo puede beneficiar al medio ambiente?

 

Muchos de los problemas que ahora enfrenta nuestro planeta son producto de la industrialización. Si bien nos ayudó a progresar, generar empleo y mejorar las condiciones de vida, también ha llevado a consecuencias no deseadas. El cambio climático, los niveles inseguros de contaminación del aire, el agotamiento de recursos o la pérdida de biodiversidad son algunos ejemplos del impacto de nuestra actividad en el mundo.

Ahora nos encontramos inmersos en la Cuarta Revolución Industrial –o Industria 4.0- que viene de la mano con una serie de innovaciones, cada vez más rápidas, eficientes y accesibles. La tecnología nos permite estar más conectados y vivir la convergencia entre lo digital y lo físico, incluyendo lo biológico. El internet de las cosas, la realidad virtual y la inteligencia artificial impulsan cambios sociales a la vez que impactan la economía, valores, identidades y posibilidades de las futuras generaciones.

Este gran nivel de alcance permite aprovechar la nueva revolución industrial para abordar los problemas ambientales y transformar la manera en que gestionamos el mundo. La recopilación y propiedad de datos, el uso eficiente de los recursos, la disposición de nuevos materiales y la automatización de procesos facilitarían en gran medida el camino hacia la sostenibilidad.

Una de las tecnologías emergentes más influyentes es blockchain. Su criptografía avanzada e inmutabilidad permiten su uso en el mercado de criptomonedas y hacen que esta tecnología sea cada vez más popular para las finanzas, identidades digitales, sistemas de votación y hasta el sector salud. Usada de forma correcta, el potencial para generar soluciones descentralizadas, desbloqueo natural de capital y empoderamiento de comunidades es significativo; y todas son condiciones esenciales para lograr un cambio positivo en el medio ambiente, donde los desafíos de valor no financiero son tan frecuentes. El informe Building block(chain)s for a better planet, de PwC, propone ocho aspectos en los que esta tecnología puede ayudar al planeta:

  • Analiza de manera óptima la cadena de suministro
  • Gestiona los recursos de manera descentralizada y sostenible
  • Habilita nuevas fuentes de financiamiento para proyectos ambientales
  • Impulsa la economía circular
  • Transforma los mercados de carbono y otros mercados ambientales
  • Supervisa, reporta y verifica de manera efectiva a la próxima generación en temas de sostenibilidad
  • Capacidad para mejorar la preparación ante desastres naturales y mejorar la eficacia en rescates

Oportunidad para tener una plataforma para gestionar el planeta (Recopilar información relevante, sistemas de monitoreo, entre otros)

Sin embargo, si la historia nos ha enseñado algo, es que las transformaciones no se producen automáticamente. En este caso, se requerirá una colaboración deliberada entre diversas partes interesadas, desde industrias de tecnología hasta responsables de políticas ambientales, respaldadas por nuevas plataformas que puedan ayudar a todos los actores involucrados a avanzar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *