Inteligencia artificial: ¿Cómo transformarán los robots el C-Suite?

 

La automatización es una de las principales preocupaciones de las empresas –y sociedad- ante la revolución tecnológica que estamos atravesando. Un estudio reciente de PwC estima que, en promedio, el porcentaje de empleos que estaría en riesgo para la década de 2020 es de 20% y la cifra subiría a 30% a mediados de 2030.

El cambio implica que, en todo el mundo, los trabajadores deben prepararse para compartir el trabajo con robots y adquirir nuevas habilidades a medida que estos van ocupando los puestos con funciones repetitivas o peligrosas. Sin embargo, ¿a qué nos referimos cuando hablamos de robots? Básicamente estamos hablando de dos tipos de robot: los industriales y los de servicio. Los primeros son los que podemos encontrar en fábricas o ambientes con cadenas de producción similares. Los segundos reemplazan a los humanos y no necesariamente son máquinas. En algunos casos se trata de aplicaciones de inteligencia artificial o robotización de procesos (RPA por sus siglas en inglés). Ambos casos impactarán la fuerza laboral en menor o mayor medida, dependiendo de la industria.

El impacto de la transformación se sentirá también a nivel de C-Suite. No solo debido a que son ellos quienes liderarán el proceso de automatización, sino porque deben estar preparados para que sus propias funciones se modifiquen. Liderar el híbrido persona-robot en el que se convertirá su fuerza laboral requerirá habilidades humanas, como la empatía, pero también una mentalidad tecnológica e impulsada por los datos.

Es indispensable que los líderes evalúen sus destrezas y brechas de conocimiento, para entender cuál es su nuevo rol en la era de los robots:

Chief executive officers: los CEO deben proveer a la compañía con la visión y liderazgo necesarios, conduciendo el cambio. Además, deben asegurarse que los líderes tienen la experiencia necesaria para supervisar la transformación y tomar decisiones adecuadas. Es su deber garantizar que humanos y robots pueden coexistir en un ambiente de confianza y respeto.

Chief financial officers: los CFO deben abrazar el cambio al mismo tiempo que evalúan si la inversión está dando los resultados esperados. Deben mantener la atención en el cumplimiento y en que los procesos se den de forma transparente para mantener la confianza de los accionistas y demás stakeholders. Se trata de garantizar que la persona encargada de llevar a cabo el proceso de automatización es capaz de leer e interpretar los resultados, así como también mantener el control necesario y la capacidad de tomar decisiones.

Jefes de operaciones: serán los encargados de dirigir la nueva fuerza laboral híbrida. Además, deberán diseñar una estrategia digital que incorpore la inteligencia artificial y la robótica. Las inversiones en automatización deben enfocarse en reducir la huella de carbono y mejorar la cadena de suministro, además de considerar el uso de blockchain e internet de las cosas.

Jefes de recursos humanos: deberán expandir sus habilidades y enfocarse en las capacidades actuales de los colaboradores. ¿Qué roles cambiarán y cómo pueden ayudar a las personas a adaptarse?

Jefes de marketing: las áreas de marketing dejarán de ser vistas como un gasto y pasarán a ser reconocidas como una fuente de ingresos. Esto implica que el rol del área de marketing estará cada vez más impulsado por el análisis de datos.

Chief information officers, chief technology officers, y chief digital officers: los ejecutivos de tecnología trabajarán de manera cercana con los de finanzas a medida que se ven inmersos en un ambiente con nuevos riesgos. La ciberseguridad, la gestión de datos y las formas en que la tecnología impactará su negocio.

Finalmente, es probable que muchos de estos roles, en especial los tecnológicos, sean absorbidos por otros, a medida que el panorama se va reconfigurando. La realidad es que el cambio ya está ocurriendo, la pregunta es ¿qué tan preparada está tu empresa? 

Conoce más aquí.

Deja un comentario