Internet de las cosas: 10 claves para tu negocio

 

Hace algunos años las películas nos mostraban todo lo que la tecnología podría hacer por nosotros en el futuro. Autos que no necesitaban piloto, desayunos que se preparaban solos, refrigeradores que hacen el pedido al supermercado directamente, entre otros. Hoy en día, esto ya es una realidad gracias a la inteligencia artificial (AI) y el internet de las cosas (IoT por sus siglas en inglés).

Imaginar qué otras oportunidades nos ofrece este tipo de tecnología es, indiscutiblemente, divertido. Sin embargo, este poder transformador también tendrá un impacto en los negocios, sin importar la industria en la que se desempeñen. Tomando esto en cuenta, compartimos los diez aspectos principales que toda organización debe saber acerca del IoT:

1. El internet de las cosas se trata en realidad de datos, no de cosas: el valor de IoT para las empresas no está en los sensores ni aparatos conectados, sino en lo que estos pueden decir acerca de tu negocio. La data proveniente de estos dispositivos puede usarse para medir el desempeño de la empresa, y tomar decisiones más informadas y mucho más rápido. Si bien muchas organizaciones ya recogen datos, se necesita ir más lejos para aprovecharlos, a través de motores de análisis o inteligencia artificial. Esto es clave para convertir la información en decisiones y acciones.

2. No se trata solo de sensores: muchos creen, erróneamente, que el IoT implica solo distribuir sensores en donde sea posible. Conectar activos físicos no tiene sentido si se hace sin una visión de las necesidades o problemas del negocio. Mucha de la conversación se centra en sensores, pero las soluciones de IoT involucran también máquinas, desde teléfonos hasta bulldozers, y la capacidad de monitorear a los empleados por seguridad y productividad.

3. IoT es un imperativo comercial, no un truco tecnológico: las “cosas” de los consumidores suelen ser divertidas, pero las empresas deben mirar más allá. Al considerar qué tecnología puede usarse para tu negocio, no te centres en los dispositivos que quieres conectar sino en los objetivos que deseas alcanzar y los datos que necesitas para lograrlo.

4. IoT y AI van de la mano: a medida que las máquinas tontas se vuelven inteligentes gracias a la incorporación de sensores, conectividad y robótica, el volumen de datos crecerá exponencialmente y con ello la necesidad de que la AI interprete esa data.

5. IoT puede reducir los costos y aumentar las ganancias: información útil a tiempo real permitirá que las empresas tomen mejores decisiones, se adelanten a sus necesidades y reduzcan pérdidas.

6. IoT es más que eficiencia: si bien se usa principalmente para todo lo mencionado en el punto anterior, hay muchos otros beneficios. Estos incluyen una mejor percepción del negocio, la productividad mejorada de los empleados, una mejor experiencia del cliente/usuario, competitividad en el mercado, sostenibilidad, entre otros.

7. Los proyectos de IoT no son sencillos: el 75% de los proyectos de IoT fallan según la investigación de Cisco. ¿Por qué? Hay una variedad de factores, pero muchos se reducen a un planteamiento deficiente en las primeras etapas. Las empresas que parten de la tecnología en lugar del objetivo final a menudo terminan gastando demasiado tiempo y dinero. IoT debe considerarse con un todo de transformación organizacional, no como un proyecto del área de TI. Es decir, debe implementarse con el nivel apropiado de presupuesto, gobierno, talento y asesoramiento.

8. La seguridad de IoT no es infalible: por lo que se necesita un planeamiento temprano para gestionar el riesgo: según la última encuesta global de PwC sobre seguridad de la información (link aquí), las empresas están modernizando sus políticas de seguridad, y una de las áreas de inversión clave, cuando se trata de IoT es la gobernanza de datos y la privacidad del consumidor. Las compañías deben ser proactivas y desarrollar procedimientos de ciberseguridad y privacidad en sus proyectos desde el primer día.

9. Una prueba de concepto es lo ideal, pero todo depende de tu industria: si necesitas o no una prueba de concepto, un caso simple de negocio o si solo debes sumergirte en la implementación, dependerá del nivel de madurez de la empresa y la industria en temas de IoT. Finalmente, esto también depende de los recursos disponibles-incluyendo presupuesto y talento-, la claridad de la visión, la cultura organizacional, o qué tan robustos sean los servicios y productos que ofrece la compañía.

10. No es un tema del futuro, sino una necesidad del presente: adaptarse y ser más eficiente gracias a la tecnología es indispensable para la supervivencia de una compañía. Si aún no has empezado, las decisiones y primeras acciones deben ser tomadas ya mismo.

Si quieres leer más sobre este tema, te invitamos a revisar el artículo de Brent Gimpel, líder de IoT de PwC Australia, aquí.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *