La Copa Mundial de la Productividad

 

Pocos eventos despiertan el interés que genera la Copa Mundial de la FIFA. No solo hay 32 países conectados apoyando a su selección, sino incluso aquellos que no lograron clasificar viven intensamente cada encuentro. Cada cuatro años, aficionados y consultoras lanzan pronósticos y señalan al favorito para alzarse con la copa; a pesar de que esta es una tarea complicada pues, como se sabe, el fútbol no necesariamente va de la mano con la lógica y un resultado positivo puede deberse no tanto a lo bien que se ve un equipo en papel, sino a la alineación de una serie de variables y, por qué no, a la suerte.

Dado que el resultado de la copa de la FIFA solo lo sabremos con certeza una vez que concluya el último partido, PwC Argentina decidió analizar quién sería el ganador si en lugar de futbolistas se tomara en cuenta los indicadores económicos de cada “equipo”. A fin de evaluar su performance, se hizo un ranking basado en la productividad de los bienes que exporta cada país, considerando el peso relativo de las exportaciones y el producto bruto interno (PBI).

El líder indiscutible del grupo A es Arabia Saudita que, a diferencia del ranking futbolístico, en este escenario lleva mucha ventaja gracias a los ingresos que obtiene por el petróleo, dejando a Rusia en segundo lugar y a la soya de Uruguay en un empate con Egipto. Por otro lado, en el grupo B, España, favorito de muchos, se lleva el primer lugar mientras que la poca diversificación de las exportaciones de Portugal lleva al país a empatar con Irán y dejar a Marruecos al final de la tabla con cero puntos.

Ser una economía de amplio crecimiento en la región no ayuda a Perú que se queda al final del grupo C, debido a la gran diferencia entre su producto bruto interno y el de sus competidores. El primer lugar es peleado entonces por Dinamarca, Francia y Australia. Los daneses se elevan como líderes indiscutibles con el PBI per cápita más grande, seguidos por Francia que derrota a Australia gracias a su canasta de productos de exportación industrial, a pesar de que su rival tiene un PBI mayor.

Argentina no pasaría la primera fase, siendo superada ampliamente por sus contrincantes del grupo D, en el que lideraría Islandia. Nigeria, por su parte, logra un empate ante Croacia gracias a su producción y exportación de petróleo.

Avanzando en la competencia, Suiza logra una victoria aplastante, dejando a Serbia en segundo lugar por su exportación de vehículos, y a Brasil y Costa Rica en tercer y cuarto lugar, con la soya y granos de cacao, respectivamente. Asimismo, Suecia le cede el primer lugar del grupo F a Alemania por diferencia de goles, mientras que las exportaciones de electrónica de Corea del Sur se quedan en el tercer puesto, con México cerrando el cuadro.

Bélgica e Inglaterra, claros favoritos del grupo G, enfrentan su poderío económico logrando el primer y segundo lugar en la tabla debido a la exportación de medicamentos de los belgas; mientras que el duelo entre Túnez y Panamá deja como vencedor a este último con sus exportaciones de la industria química. Por otro lado, los polacos sorprenden ocupando el segundo lugar en el grupo H, liderado por Japón, mientras que Colombia obtiene una débil victoria sobre Senegal.

Luego de los enfrentamientos de octavos, los petrodólares de Arabia Saudita caen frente a Dinamarca, España y Alemania lloran la derrota ante Islandia y Japón, al igual que Bélgica, que sucumbe ante Suiza. A pesar de la paridad de los equipos que alcanzaron la semifinal, Suiza e Islandia se abren paso y disputan el primer lugar, siendo los islandeses quienes lograrán alzar la copa, a pesar de ser superados veintiséis a uno en términos poblacionales.

Para ver el torneo de productividad completo, haz clic aquí.

Deja un comentario

Volver arriba