“La explotación de litio nos permite diversificarnos y romper nuestra dependencia del cobre”

 

Entrevista a Pablo Saravia, socio de Auditoria de PwC.

Las inversiones mineras crecieron en el último año. Sin embargo, esta tendencia se ha revertido en días anteriores. ¿A qué se debe esta desaceleración?

El incremento responde a un plan de inversiones que las empresas han ido trabajando en los últimos tres o cuatro años, a la espera de una mejora en los precios internacionales de los metales. La ejecución de este plan se aprobó en los respectivos directorios o juntas de accionistas, a partir del aumento en los precios.

Por otro lado, lo que aparentemente vemos como una reducción en el plan de inversiones de las empresas, no necesariamente es así. En julio terminó el proyecto de la Ampliación de Marcona anunciado por Shougang, por ejemplo. Si comparamos los periodos, definitivamente vamos a notar una disminución en los meses de agosto o setiembre. No obstante, ese efecto se compensa con otras inversiones que están en curso, como Quellaveco o Mina Justa, entre otras.

Al ser tan dependientes de los commodities, cualquier variación nos vuelve vulnerables. Sin embargo, hace unos meses se descubrió litio en el Sur del país, lo cual podría ser muy beneficioso para romper este círculo. ¿Qué hace falta para poder explotarlo?

Lo que la empresa Macusani Yellowcake ha descubierto es producto de una exploración que lleva años en el país. Empezaron por el año 2007 y a la fecha han explorado, aproximadamente, el 10% del total de hectáreas de la concesión que mantiene esta empresa. Sin embargo, su plan de exploración no comprendía necesariamente litio, sino uranio. Al ser este material radioactivo, debe contar con una regulación especial, por lo que el Ministerio de Energía y Minas está desarrollando una normativa específica para que ese proyecto de explotación de litio y uranio sea viable. Esta es una gran oportunidad porque nos permite diversificarnos y romper nuestra dependencia con el cobre, principalmente, así como otros metales como zinc, oro y plata; ya que se trata de una materia prima que tendrá mucha demanda en el futuro.

El litio es utilizado para las baterías de celulares y tablets, así como también para los vehículos eléctricos; por lo que la demanda se duplicaría de aquí al 2025. Considerando que la empresa solo ha explorado el 10% del área, la reserva estimada sería considerable. Debemos promover su extracción y producción de la mano de regulaciones adecuadas para salvaguardar el medioambiente.

Este tipo de regulación y cuidado del medio ambiente tiene mucho que ver con el relacionamiento que las empresas pueden tener con las comunidades. ¿Cuál debería ser el foco de las compañías mineras para cambiar la percepción que se tiene de la industria y facilitar los procesos de consulta previa?

Considero que esto debe trabajarse desde dos frentes. El primero es el aspecto comunicacional, que requiere el esfuerzo de empresas, gremios y la SNMPE. En el último año se ha incentivado la comunicación con los grupos impactados por la industria minera; es decir, el diálogo entre comunidades, empresa privada y reguladores. Un ejemplo de este acercamiento es la página Minería para todos de la SNMPE, que busca ser el ABC del sector y explica todo lo que se debe saber al respecto. En ella se responde preguntas sobre los proyectos y posibles repercusiones. Esta me parece una buena estrategia comunicacional.

Por otro lado, las empresas pueden enfocarse en un segundo frente que es abordar a las comunidades, no necesariamente a través de donaciones, sino, más bien, promoviendo la microempresa. De esta manera, tanto las comunidades, personas y familias percibirán los beneficios de la industria minera al ver cómo se van desarrollando y teniendo mayores oportunidades de la mano con la industria minera.

¿Qué otros desafíos enfrenta la industria?

Podríamos separarlos por desafíos internos y externos. Desde el punto de vista interno, la empresa privada y el gobierno central necesitan amalgamar sus propósitos y proyecciones con los nuevos gobiernos regionales, especialmente en Arequipa, Cajamarca y Huancavelica, donde suelen concentrarse las operaciones mineras y donde precisamente ahora hay candidatos que están pasando a la segunda vuelta este 9 de diciembre, los cuales, en su mayoría, han manifestado su oposición a la actividad minera o su clara preferencia por otro tipo de sector, como el agrícola, por ejemplo. Debemos romper esa visión de que la minería es excluyente de otro sector: o es minería o agricultura, pero no ambos. Esta actividad puede coexistir con otras industrias, de manera que conciliemos todas las necesidades y expectativas de los grupos de interés y del país.

En cuanto al factor externo, la volatilidad de los precios y la situación internacional son aspectos que debemos observar con atención. Estados Unidos y China continúan en tensiones comerciales, y si hacemos un comparativo desde que empezó esta “guerra comercial”, en los últimos seis meses los precios de los commodities van fluctuando hacia arriba y abajo entre 10% y 15% del rango base. Eso no le da estabilidad al inversionista, lo que implica que se necesita ver hacia dónde orientarse. Muchas veces el metal de refugio es el oro, que va subiendo como respuesta a esta situación. Yo considero que las compañías y los directorios deben de mantenerse en sus planes de inversión independientemente de la volatilidad. Se requiere disciplina y evitar los nerviosismos.

 

Acerca del autor

Pablo Saravia

Pablo Saravia

Cuenta con experiencia de trabajo internacional habiendo laborado en las oficinas de PwC New York, Estados Unidos de Norteamérica. Ha participado en auditorías financieras y operativas, efectuando revisiones especiales, auditorías de compra (due diligence) y otros servicios de aseguramiento, así como consultorías financieras y operativas.

Sigue a Pablo Saravia en:

LinkedIn

 

Deja un comentario