La importancia de aplicar las NIIF y de la información financiera auditada para el desarrollo de las empresas familiares

Por Simona Settineri, socia de mercado de capitales y consultoría contable de PwC Perú

La «globalización» económica es un proceso histórico, el resultado de la innovación humana y el progreso tecnológico. Comprende la integración de las economías de todo el mundo, especialmente a través del comercio y los flujos financieros[1]. La globalización abarca además aspectos culturales, políticos y ambientales más amplios; los cuales han impactado todos los ámbitos de nuestras vidas y la manera en la que desarrollamos los negocios; y la función contable se encuentra inmersa en esta transformación.

Es en este contexto en el que surgen las Normas Internacionales de Información Financiera (NIIF), que tienen como objetivo ayudar a la transparencia y comparabilidad de la información reflejada en los resultados de las compañías. Resaltamos que la posibilidad de tener información comparable internacionalmente, como lo ofrecen las NIIF, da una oportunidad para atraer capitales a las compañías, en especial a las de tipo familiar, las cuales nacen frecuentemente por una idea de negocio rentable planteada en el corto o mediano plazo; pero que conforme pasan los años crece de manera sostenida y tiene una significativa participación familiar en la gestión y toma de decisiones. Estas empresas no siempre cuentan con el capital suficiente para sostener el crecimiento o con la debida preparación financiera para dirigir la operatividad de la compañía; ya sea por uno u otro motivo se ven en la necesidad de abrir su círculo familiar y salir a captar capital monetario o know how.

La aplicación de las NIIF impacta en la cadena de procesos de las empresas. Esto genera la necesidad de replantear funciones para adaptarse a los nuevos requerimientos, un cambio en el mindset, el replanteamiento de indicadores y la gestión de personal, etc, por lo que las gerencias se van dando cuenta que no pueden separar la parte contable de la operativa y de gestión. De hecho, en algunos casos se está evaluando realizar un quality assurance, una revisión de qué tan alineados se encuentran con los requerimientos y qué cambios deben implementar.

Asimismo, para una captación de capital o emisión de instrumentos de deuda con la misma finalidad, los stakeholders requieren realizar evaluaciones tales como due diligence o valorizaciones, entre otras; generalmente a través de flujos descontados de caja sobre las proyecciones que tiene la compañía para su operación en el mediano o largo plazo. Estas proyecciones toman como base las cifras de la información financiera que, como bien mencionamos, para que se logre un análisis de alto nivel y acorde a las mejores prácticas del mercado deben estar bajo NIIF y de ser posible validadas por un tercero independiente.

Para que las compañías familiares puedan tener el crecimiento esperado, es necesario realizar este tipo de evaluaciones y por ello la necesidad de aplicar las NIIF y asegurar el confort sobre sus cifras a través de auditorías especializadas de parte de terceros, de preferencia firmas internacionales que acrediten la razonabilidad de su información financiera.

Todos estos cambios son necesarios y convergen en el objetivo de presentar información financiera de calidad y confiable para los stakeholders, inversionistas, bancos y administradores tributarios, que permita tomar decisiones.

En el Perú son muchos los casos de éxito de empresas familiares, los cuales en combinación de la tradición y la innovación han logrado sobresalir en el mercado.Si algo tienen en común las empresas familiares exitosas es que supieron adaptarse a los cambios y tomar estrategias financieras que le permitieran mantener la esencia del negocio y seguir creciendo.


[1] FMI La globalización: ¿Amenaza u oportunidad?, 2000.

Deja un comentario

Volver arriba