Los principios de la nueva fuerza de trabajo

 

Cuando los líderes empresariales discuten el futuro de sus organizaciones, suelen centrar la prosperidad del negocio en su adaptación al mundo digital y en las nuevas tecnologías que beneficiarían a su compañía. Sin embargo, para cumplir con sus expectativas, deberán enfrentar un desafío importante: desarrollar una fuerza de trabajo informada, estratégicamente adaptada a la digitalización, cognitivamente flexible y competente.

El mundo digital requiere personal capaz de manejar herramientas de inteligencia artificial y análisis de datos, capaces de crear y aplicar soluciones en el momento y dispuestos a asumir roles distintos, de ser necesario. No obstante, la demanda de esta nueva fuerza de trabajo va más allá del proceso de digitalización: cualquier organización que aspire a ser ágil y tener estrategias innovadoras necesitará este tipo de personas.

Desafortunadamente, la mayoría de industrias se enfrenta a una preocupante escasez del talento requerido. En el Global Ceo Survey de PwC, 79% de los ejecutivos encuestados manifestó que la falta de habilidades clave es una amenaza para el crecimiento de sus negocios. Todos compiten por trabajadores con conocimientos en RPA (robotic process automation), ciencias o simulación con machine learning; aunque las habilidades técnicas no son el único requisito buscado. Se necesita personas con habilidades blandas, que manejen equipos de trabajo de forma eficiente, capaces de generar confianza y superar las expectativas.

Encontrar el perfil adecuado puede no ser tan sencillo, ya sea por una escasez de oferta en el mercado o porque el reclutamiento podría ser muy costoso. Una alternativa eficiente es capacitar al personal con el que ya cuenta la compañía, para expandir sus capacidades y empleabilidad.

Este re-entrenamiento es parte de la solución, pero deberá acompañarse de una reformulación de los puestos y funciones. Esto implica repensar el flujo de trabajo, combinar algunos puestos y sumar o eliminar otros. Además, las empresas deberán ser más creativas en la búsqueda de colaboradores y nuevas formas de contrato (freelancers, flexibilidad en el trabajo); mientras que los trabajadores con los que ya cuentan deben tener la oportunidad de capacitarse a sí mismos, mediante estrategias modernas de enseñanza y aprendizaje.

Independientemente de la estrategia elegida por la organización, la iniciativa de transformación debe ser dirigida por el CEO. En una iniciativa exitosa, el líder debe hacer más que aprobar el presupuesto y otorgar responsabilidades a los encargados de cada área. Se necesita que esté involucrado en los principales esfuerzos, capacitando al resto y utilizando el cambio como una oportunidad para mejorar las habilidades de todos en la compañía, incluyéndose a sí mismo.

Por supuesto, no existe una única receta del éxito aplicable a todo tipo de empresa, pero hay una serie de principios que pueden ayudar a preparar al personal para el futuro:transformación de la fuerza de trabajo

Deja un comentario