“Los temas de anti abuso y anti elusión han pasado a ser centrales en los sistemas tributarios”

 

La situación tributaria en la región ha cambiado bastante en los últimos años, debido a la globalización y la disrupción tecnológica. Sin embargo, si bien las problemáticas pueden ser similares, las soluciones deberán acomodarse a la realidad de cada país. Sandra Benedetto, socia de PwC Chile, nos explica la actualidad tributaria de su país, las diferencias con el sistema peruano y los nuevos desafíos comunes a partir de la digitalización.

¿Cómo ha cambiado el sistema tributario chileno con la digitalización?

El Servicio de Impuestos Internos, que es equivalente a la Sunat, se ha caracterizado por estar a la vanguardia en temas tecnológicos. De hecho, el actual director fue hasta hace unos años el subdirector de tecnología. Uno de los cambios es que se ha desarrollado planes de fiscalización basados en algoritmos y los procesos de fiscalización de los contribuyentes se realizan sobre la base de estas determinaciones. Se cruza toda la información disponible, entregada por los mismos contribuyentes a través de declaraciones juradas, y con la ayuda de distintos algoritmos se identifica a quienes deberían pasar un proceso de revisión.

Desde el punto de vista del contribuyente, por ejemplo, podemos ver el cambio al momento de hacer una declaración de impuestos, ya que el Servicio ha preparado una propuesta que facilita el cumplimiento; o también lo vemos en el caso de la factura electrónica, que hoy es obligatoria.

¿Hay alguna preocupación en los contribuyentes?

Creo que hay un desafío porque muchas funciones pueden automatizarse, sobre todo en el área de cumplimiento. Todos estamos conscientes que el mundo va para allá, aunque todavía no se da el paso final a la automatización. Por nuestra parte, estamos desarrollando algunos productos específicos con el soporte de inteligencia artificial, para simplificar el cumplimiento. El tema es una preocupación en todos los contribuyentes, sobre todo las grandes empresas que tienen una gran carga administrativa en materia de cumplimiento tributario. Ahí nosotros, como PwC, estamos acompañándolos en el proceso, tratando de identificar las necesidades y desarrollando internamente productos, para temas de cumplimiento de IVA, o de impuesto a la renta, por ejemplo.

¿Cuál es el principal reto?

El desafío está en encontrar la mejor manera de aprovechar la información disponible. Todas las declaraciones en Chile se hacen a través de internet, por lo que están en bases de datos. Por ejemplo, ya contamos con la facturación electrónica y la posibilidad de llevar los libros contables digitalmente. Ahora estamos en el siguiente paso, viendo cómo hacemos más eficiente el proceso para reducir el tiempo dedicado a acciones manuales. El objetivo es ser más eficientes, liberar recursos y destinarlos a temas estratégicos y no solo a tareas de cumplimiento.

La eficiencia es importante no solo a nivel de cumplimiento sino del sistema en general. ¿Qué diferencia al sistema tributario chileno del peruano? ¿Algún incentivo particular?

Nuestro sistema está basado, precisamente, en no tener muchas exenciones ni tasas diferenciadas. Es un régimen bastante general. El IVA, por ejemplo, si bien este último año ha tenido un comportamiento distinto, históricamente ha sido el impuesto más recaudado en Chile. Es un sistema de autocontrol y autogestión, que se basa en un régimen de débito – crédito. El mismo contribuyente está interesado en que le entreguen la boleta o factura, porque lo que pagó de IVA lo va a poder utilizar contra el impuesto que debe pagar. Con eso, además, se facilita la regularización del comercio informal. En general hay una cultura de pagar el impuesto, de presentar la declaración, pedir la boleta, existe una cultura de pago.

En Chile hay normas particulares, como temas de depreciación acelerada en ciertos casos, pero en términos generales, no trabajamos con incentivos específicos. Tenemos un régimen simplificado para empresas con facturación relativamente baja, pero no hemos buscado tener regímenes tributarios más favorables para algún área de producción por sobre otra. No ha ido por ahí.

¿Por qué no lo ven necesario?

Por mucho tiempo tuvimos el decreto ley 600, que era el estatuto del inversionista extranjero. Más que un beneficio en la tasa, otorgaba invariabilidad tributaria; es decir, la certeza de que el impuesto nunca excedería determinado monto. En su momento fue una medida relevante porque brindaba seguridad a los inversionistas extranjeros. Al ser Chile un país minero, al igual que Perú, hay proyectos de inversión a largo plazo, a veinte años o más. En ese caso, el inversionista necesita saber cuáles serán las reglas de juego, no en los próximos dos años, sino a largo plazo. Hoy ese decreto ya no existe, porque con el tiempo se demostró que no era necesario.

¿Crees que la minería en Chile tuvo un desarrollo más eficiente que el peruano por esa medida?

El tema aquí no es necesariamente tributario. Es cierto que necesitas una tasa de impuesto competitiva, porque tener una mucho más grande que la de otros países hará que decidan no invertir. Sin embargo, hay otros elementos como tener certeza en las normas jurídicas y el tratamiento tributario. Además, hay otros aspectos claros como los servicios generados alrededor del tema de infraestructura, accesibilidad a los puertos, etc. Todo esto influye en la decisión de invertir o no.

¿Cómo promueven las exportaciones desde el punto de vista tributario?

Los exportadores de bienes o servicios tienen el mismo régimen, pero al exportar la venta está exenta de IVA. Eso significa que, si eres exportador, todo el IVA que soportaste en la producción de un bien podrá ser recuperado al momento de la exportación. Es prácticamente el único caso en el que se puede pedir la devolución del IVA en dinero. En los otros casos, el sistema débito-crédito hace que luego de un cálculo respecto a lo que ya pagué de IVA, solo pague un diferencial al momento de tributar. Los exportadores reciben el dinero, a través de un procedimiento simplificado, aplicable independientemente de la industria.

¿Existe algún requisito para la devolución, como en el caso del drawback en Perú?

No, no hay un tema de calificación. Solo debe cumplir con ser una exportación y mostrar el IVA soportado, que estará documentado a través de una factura, libros contables, etc. Con ello ya hay derecho a pedir la devolución, la cual es bastante expedita.

Actualmente, Chile está atravesando una nueva reforma tributaria. ¿Qué preocupaciones tienen los contribuyentes al respecto?

Una reforma siempre preocupa y esta es bastante extensa. La principal discusión se centra en si volvemos a un sistema integrado de impuesto a la renta o no, temas muy técnicos. Sin embargo, creo que la mayor preocupación es que tengamos una nueva reforma. El sistema que tenemos ahora, luego de la reforma de 2014, es complejo. Hizo más difícil el cumplimiento y hubo cambios sustanciales. Esta vez se busca simplificar algunos de estos temas; pero el solo hecho de tener una nueva reforma genera un poco de preocupación en los contribuyentes. Más allá de los temas específicos y técnicos que pueden afectar a un solo tipo de cliente, como es un tema tan extenso, en algún punto los va a tocar. Siempre hay preocupación cuando hay cambios en las normas tributarias.

¿Cómo se está enfocando el tema de los servicios digitales?

Precisamente, a raíz de la reforma tributaria que se está discutiendo hoy día, se está contemplando el tema. Se está incorporando una propuesta de impuesto de los servicios digitales, que abarcarían pagos, no solo al exterior, sino también los que se hacen dentro de Chile. Esta es una realidad no solo chilena, sino mundial. Es una nueva forma de hacer negocios.

Y a nivel regional ¿cómo ves nuestro nivel de competitividad?

Si bien somos toda una región, tenemos realidades tributarias bien distintas. Hay avances sustanciales, como el hecho que Chile sea miembro de la OCDE y que Colombia esté en camino a serlo, lo cual va empujando para que toda la región se alinee a lo que está pasando afuera. Sin embargo, creo que las realidades son completamente distintas, con sistemas tributarios diferentes. Me parece que Perú también está bastante en línea con lo que pasa en Chile, Colombia también.

¿Cómo ha afectado la globalización?

En el tema de los acuerdos de intercambio de información. Hace 20 años, uno no tenía idea de lo que pasaba en otras jurisdicciones. Hoy se informa y hay acuerdos. Algunas autoridades pueden estar más retrasadas, pero existen herramientas para intercambiar información. Hoy en día lo que uno hace en el exterior del país también afecta. Eso marca la pauta e impacta a nuestra región. Plantea el tema impositivo de manera diferente a lo que era años atrás. Creo que es un punto transversal.

De todas maneras, hay problemáticas que compartimos.

Claro. Por ejemplo, el tema de los impuestos digitales no es un problema de Chile o Perú, sino un tema mundial. De la misma manera normas anti abuso, anti elusión, que antes solo se veían en sistemas tributarios muy complejos, como en Estados Unidos o Reino Unido, ahora se pueden encontrar también acá, aunque con sus diferencias y tal vez más simplificadas. Si bien los temas que se discuten son más o menos los mismos, las soluciones suelen ser algo distintas.

¿Cómo ha cambiado la tributación a nivel internacional?

Ha tenido un cambio vertiginoso durante los últimos años. Los temas de anti abuso y anti elusión han pasado a ser centrales en los sistemas tributarios. Las estructuras de inversión y la sustancia económica, es decir, si hay una razonabilidad económica en el planeamiento de una compañía pasa a ser clave. Eso marca un cambio muy importante en la forma que se mira el tema tributario. Podemos discutir distintas opciones que han ido tomando los países, como normas generales anti elusivas y cómo se han aplicado, o si seguimos las tendencias de la OCDE en temas de erosión de la base imponible y traslado de beneficios (BEPS por sus siglas en inglés). Esas son las medidas específicas; pero, en general, frente a estructuras de inversión, el punto de partida es la sustancia económica de lo que se está haciendo, y eso ha marcado un cambio importante.

Respecto a la norma anti elusiva, en Chile no han tenido un caso específico donde se haya sancionado a una compañía. ¿Cómo crees que aplique la norma en el Perú?

Creo que va a ser muy similar a lo que ocurrió en Chile, donde el efecto disuasivo tuvo el mayor impacto. No sé si la norma anti elusiva será suficiente, pero será un efecto importante. Al final, se trata de encontrar la razonabilidad económica y el hecho de que las operaciones no estén exclusivamente orientadas a obtener beneficios tributarios. Ese ha sido el efecto de la norma en Chile, más allá de un caso específico que se esté discutiendo, ya se ha generado ese impacto disuasivo.

 

Deja un comentario