Metaverso: cómo prepararse para generar confianza

El metaverso está evolucionando rápidamente para convertirse en un mundo digital tridimensional, sin límites geográficos. Pero todavía es un trabajo en curso, y de momento, sin reglas ni normas claras. Como culminación de una larga tendencia a la convergencia de múltiples tecnologías emergentes, muchos conceptos del metaverso son relevantes para los negocios en este momento.

Ya están surgiendo nuevas tendencias económicas, de gobierno y de la experiencia de los usuarios del metaverso, entre otras, y exigen que se replantee la forma en que las empresas construyen y fomentan la confianza.

La economía del metaverso: Construir nuevas formas de verificación

La mayoría de las plataformas fomentan el uso de criptomonedas, NFT y otros activos digitales, que pronto podrían convertirse en la principal forma de intercambio de valor del metaverso.

Además de un problema de fluidez de las criptomonedas, también podría suponer un reto para la confianza. Los intermediarios tradicionales (como los bancos) podrían no participar en las transacciones del metaverso. Dado que el valor se almacena en carteras de criptomonedas y que los grupos de activos digitales se intercambian y gestionan en contratos inteligentes, los piratas informáticos podrían desviar los activos aprovechando los fallos de la infraestructura de software o del código.

Las empresas deben pensar en actualizar su postura de riesgo, mejorando las tres líneas de defensa (la empresa, la gestión de riesgos y la auditoría interna) con las habilidades necesarias para verificar las transacciones y el cumplimiento de la normativa para los activos digitales. En el caso de los activos financieros, esta defensa debería incluir la seguridad basada en hardware para los monederos de criptomonedas, así como equipos que puedan auditar los contratos inteligentes para detectar fallos, vulnerabilidades o exploits ocultos. Asociarse con una institución financiera que ofrezca servicios de monedas digitales podría ser beneficioso.

Navegar por un metaverso interoperable: Actualizar las estrategias de datos

El objetivo final del metaverso es ser totalmente interoperable: los usuarios podrán llevar algún día sus identidades, activos, experiencias y datos de una plataforma a otra. Aunque todavía no hay nada seguro, la expectativa es que les resulte sencillo comprar en cualquier lugar, navegar por cualquier conexión social y asistir a cualquier reunión. La idea es que el actual sistema de «walled gardens«, en el que cada proveedor de plataformas controla los datos y establece las reglas, se desvanezca.

Esta visión de la interoperabilidad total puede resultar utópica. Pero incluso un movimiento parcial para facilitar las transiciones entre plataformas puede crear nuevos retos de confianza. Sin murallas de por medio, se puede perder el control sobre los datos. En respuesta, podría ser necesario un nuevo enfoque para la recopilación de datos, la gobernanza, el análisis y la seguridad, uno que pueda seguir a los stakeholders donde quiera que vayan, al tiempo que proteja su privacidad e inspire la confianza que fomenta el intercambio de datos.

Gobernanza en el metaverso: Repensar la seguridad

El metaverso necesitará normas que regulen la seguridad, las interacciones, la recaudación de impuestos, la gobernanza de los datos, etc. Estas normas aún no están establecidas, pero las plataformas ya están planteando nuevos retos de gobernanza y seguridad. Un nuevo mundo digital menos centralizado ofrecerá probablemente nuevas superficies de ataque para los perpetradores, incluso en dispositivos “wearables”. También están surgiendo nuevos tipos de delitos específicos del metaverso, como el «pump and dump» NFT y otras inversiones fraudulentas en el metaverso que implican tokens criptográficos específicos de un proyecto.

Las organizaciones deberían estar interesadas no sólo en su propia seguridad, sino también en la de sus usuarios dentro del espacio virtual ofrecido. La seguridad debe estar incluida en el nivel de los servicios, de modo que pueda mantenerse independientemente de dónde vaya su activo.

Es posible que los proveedores de plataformas y empresas de ciberseguridad no hayan actualizado su manual de seguridad para el metaverso, por lo que una evaluación constante es clave. Colaborar con reguladores, ponerse al día sobre las organizaciones autónomas descentralizadas (DAO), entre otros esfuerzos, junto con los nuevos riesgos que se presente, deben ser comunicados con las partes interesadas de forma continua y transparente.

Quién es quién en el metaverso: Entender y dar forma a la identidad

En el metaverso, el objetivo es que los usuarios sean dueños de sus identidades digitales, con sus datos, historial y activos, que pueden utilizar en cualquier lugar. Esto es diferente al Internet actual, donde los usuarios pueden tener una identidad sólo para su empresa, una plataforma particular o una aplicación específica. Los activos y las organizaciones del metaverso tendrán identidades que les pertenecerán y viajarán a través de las plataformas.

Una posible vía es ayudar a los consumidores a decidir qué aspectos de su identidad quieren compartir, permitiéndoles ser anónimos o seudónimos. Otra vía es que las empresas o terceros desempeñen ese papel en su nombre. Si se carece de control sobre las identidades digitales de los principales interesados, puede resultar más difícil confiar en ellos y protegerlos de la suplantación de identidad y otras actividades fraudulentas.

Para aumentar la confianza en las identidades metaversas, los servicios de credencialización basados en blockchain y las versiones metaversas de la autenticación multifactor son una opción. En el caso de las transacciones muy delicadas, puede exigir verificaciones multifirma, en las que se deben confirmar varias identidades antes de cerrar la transacción. El software para detectar anomalías y bots también puede ayudar a proteger las identidades e identificar las suplantaciones. Supervise los cambios en este ámbito para poder adaptar la gobernanza de los datos y las estrategias de autenticación.

La experiencia del metaverso: Protegerse contra la desinformación y el abuso

La experiencia del usuario cambiará cuando se ofrezca mediante realidad virtual (RV) o realidad ampliada (RX). Los usuarios pueden esperar nuevas vistas, sonidos, movimientos y potencialmente nuevas emociones. Una violación de la privacidad o una agresión podrían intensificarse, si se sufren al estar inmersos en un mundo tridimensional.

Cuando sus interesados entren en sus espacios virtuales, esperarán que los proteja. Si sufren abusos o desinformación dentro del entorno metaverso de una marca, podría pagar un precio muy alto.

Para ofrecer o participar en entornos metaversos, se debe considerar nuevos protocolos y controles (incluyendo la supervisión de terceros), así como equipos imparciales de moderación de contenidos para ayudar a mantener la experiencia en el espacio libre de desinformación, acoso y abuso. En un mundo digital que a menudo facilita la ilusión, hay que centrarse en la autenticidad: una forma fundamental de inspirar confianza en el metaverso es que la presencia en él coincida con los valores y propósito de la organización.

El metaverso persistente: Construir confianza para cuando nadie mire

Incluso cuando te vas, sigue ahí: Eso es cierto en el mundo físico, y se supone que también lo es en el metaverso. Incluso después de que los usuarios se quiten los auriculares de RV o RX, todas las actividades en las que participaron persistirán. Los contratos inteligentes seguirán aplicando acuerdos y negociando activos. Los productos digitales seguirán en las estanterías digitales, listos para que otros usuarios digitales los compren. Las máquinas virtuales seguirán produciendo widgets virtuales.

Para confiar en que las actividades, inversiones y presencia virtuales de la empresa puedan funcionar como se espera en este mundo digital persistente, se debe replantear los servicios, la supervisión y los controles digitales.

Las nuevas tecnologías pueden ayudar. El blockchain, combinada con la inteligencia artificial (IA), por ejemplo, puede en algunos casos automatizar la autenticación de la identidad, los activos, las transacciones y los contratos, ayudando a establecer la confianza en las actividades metaversas en curso.

Deja un comentario

Volver arriba