Procesos de due diligence durante la pandemia

Hace más de un año la forma de trabajar cambió. El trabajo a distancia se ha convertido en la norma, cambiando todo tipo de procesos, incluyendo los de debida diligencia. Maurice Saux, gerente senior de Servicios Tributarios y Legales de PwC Perú, nos comenta los cambios que se han presentado en los procesos de due diligence a raíz de la pandemia y la adaptación de los clientes a esta nueva forma de trabajo.

  • ¿Cómo han cambiado los procesos de debida diligencia durante la pandemia?

Los procesos se están volviendo más ágiles. Si bien el manejo de la documentación ya venía siendo principalmente digital hace algunos años, el hecho que las reuniones con los clientes sean virtuales en muchos casos las hacen más cortas y enfocadas. Del lado de los clientes, el proceso es menos intimidante porque ya no tienes a un grupo de abogados visitandote para hacerte preguntas, sino que todo eso se hace por videoconferencia. Personalmente, algo que creo que sí es un poco más difícil es entender el negocio del cliente. A mí me ayudaba mucho visitar al cliente y ver cómo era el negocio en marcha. Cada negocio tiene sus particularidades y puedes hacer un mejor trabajo cuanto entiendes mejor al cliente. Ahora, con la pandemia, uno debe apoyarse más en su experiencia y estar más atento a la información que te brinda el cliente sobre la marcha para ser capaz de identificar con mayor claridad los puntos clave de una revisión.

  • ¿Qué otros procedimientos se vieron impactados?

En general, todos los procedimientos en los que se necesita la colaboración periódica de los clientes requieren una planificación más detallada. Algunos han estado haciendo trabajo remoto fuera de Lima o del país, con lo cual para obtener la firma para algunos trámites se debe coordinar con mayor anticipación. Otro grupo de trámites más bien se han beneficiado con la firma electrónica, pues la presentación virtual de las solicitudes es mucho más rápida que antes. Es difícil hacer un balance general porque depende mucho del rubro, pero en estos meses uno ve un gran compromiso de los clientes por adaptarse a las nuevas circunstancias y hacerlas funcionar. Valoran mucho que sus asesores no solo tengan un rol reactivo, sino que se adelanten a los posibles retrasos o retos y planteen soluciones. Valoran también que, por el volumen de clientes que tenemos y nuestro nivel de especialización, estemos en la capacidad de comentarles qué buenas prácticas vienen funcionando durante la pandemia y cuáles no. 

  • ¿Cuál es la principal preocupación de tus clientes?

En este momento la incertidumbre sobre la situación económica del país para los siguientes años. Con el panorama todavía incierto, muchos se preguntan cuál es la mejor manera para hacerle frente a esas nuevas circunstancias. Esto genera que los proyectos más significativos estén avanzando más lento, hasta no tener una mayor certeza de cuál podría ser su desempeño según las condiciones del país. El impacto que la coyuntura actual tiene en el tipo de cambio es otro tema recurrente, dado que muchos clientes procuran aliviar el impacto que está teniendo en sus flujos. 

  • ¿Qué recomendación le darías a los líderes de negocios?

Un año electoral siempre es buen momento para revisar la casa y poner en orden los proyectos que a lo mejor se vienen postergando. Si bien la tendencia es a frenar los gastos, en un año de cambio pueden venir políticas de fiscalización más intensas o modificaciones en normas que afecten un negocio. Invertir en cerrar proyectos ya identificados puede ser una inversión inteligente que ahorre a las empresas multas en el futuro o evite que un cambio de norma complique procesos que hoy ya están identificados. Si bien la moderación del gasto es recomendable, es mejor aún hacerlo de la mano de un gasto inteligente que ayude a estar preparados para los cambios y nuevos retos que puede traer un nuevo gobierno.

Deja un comentario