Resistencia innovadora, más allá de la pandemia

En septiembre de 2020, seis meses después de declarada la pandemia, el decimotercer Índice de Innovación Global (GII) anual predijo que el gasto en innovación se mantendría fuerte en el próximo año. Hicimos esta afirmación a través de la clasificación del desempeño en innovación de más de 130 economías de todo el mundo y el análisis de las tendencias de innovación global. El GII ha proporcionado, desde 2007, un punto de referencia para el estado de la inversión en innovación y otros relacionados. Por ejemplo, los análisis revelados durante la crisis financiera mundial de 2008-2009, mostraron que varias economías no experimentaron caídas agregadas en I + D y, para otras, la caída fue de corta duración.

Innovación para la rápida producción de vacunas

Hoy, a pesar del devastador costo humano y el impacto económico de la pandemia, el gasto en I + D, las solicitudes de propiedad intelectual y los acuerdos de capital de riesgo (VC) han continuado creciendo basándose en los niveles máximos previos a la pandemia. El informe GII de 2021, publicado en octubre, refleja la profundidad con la que la innovación ha moldeado y sostenido nuestro mundo. El ejemplo reciente más visible ha sido el rápido desarrollo de las vacunas COVID-19. En otros lugares, las innovaciones digitales han dado lugar a soluciones que ayudaron a los sectores público y privado a gestionar las sucesivas oleadas de la pandemia. Por ejemplo: herramientas de rastreo de contactos, aplicaciones y diagnósticos, entre otros.

A pesar de una cierta disminución en el gasto público, el impacto general en la innovación global podría ser mínimo. En 2008-2009, un mayor gasto empresarial en I+D compensó los déficits en la inversión gubernamental en dicho rubro. Y la situación parece no ser diferente ahora. Aproximadamente el 70% de los 2500 mayores inversores mundiales en I + D han publicado sus cifras y existe un aumento saludable de casi el 10% en el gasto en 2020. Esto refleja una tendencia en una década de fuerte inversión en innovación corporativa. Lo que quizás no sea sorpresa, ya que el ritmo de progreso en dominios como la inteligencia artificial y la biotecnología ha aumentado, abriendo nuevas oportunidades de crecimiento comercial a su alrededor.

Crecimiento en tecnología médica

Por supuesto, la vista a nivel sectorial es más matizada. El enfoque en el bienestar y la rápida producción de vacunas vio un aumento de las inversiones en los sectores relacionados con la salud. Se estima que el gobierno de los EE. UU. invirtió entre 18 y 23 mil millones de dólares en el desarrollo de las vacunas COVID-19. Un 80% de las empresas de software y TIC (tecnologías de la información y las comunicaciones) informaron de un aumento en el gasto en I + D en 2020, junto con el 65% de las empresas del sector de hardware TIC y el 62% del sector farmacéutico y biotecnológico. Cifra que contrasta con las de los sectores más golpeados por la pandemia: la mayoría de empresas del sector automovilístico y de viajes, ocio y artículos personales reportaron caídas en la inversión en I + D.

Las solicitudes de patentes internacionales a través de la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI) alcanzaron un nuevo récord histórico en 2020. Los campos tecnológicos más dinámicos para patentar en 2020 fueron la tecnología médica, los productos farmacéuticos y la biotecnología. Esto contrasta con años anteriores, durante los cuales las comunicaciones digitales y la tecnología informática presentaron el mayor crecimiento. El dinamismo de los campos relacionados con la salud en la actividad de patentamiento refleja un aumento continuo de la actividad científica que comenzó en tiempos pre-pandémicos. Dado el reciente aumento de la I + D en el sector sanitario y la aceleración digital durante la pandemia, se puede esperar que esta tendencia continúe en los próximos años.

¿Cómo mantener el ritmo de la innovación?

El financiamiento de capital riesgo para la innovación también ha demostrado ser resistente durante la pandemia y ha aumentado significativamente en la primera mitad de 2021. El número de acuerdos de capital riesgo creció un 5,8% en 2020, superando la tasa de crecimiento promedio de los últimos diez años (3,6%). El fuerte crecimiento en las regiones de Asia-Pacífico (+ 26,6%), África (+ 82,7%) y América Latina y el Caribe (+ 12,1%) compensó con creces las disminuciones en América del Norte (–3,1%) y Europa (–0,7 %). Del mismo modo, como reflejo de las tendencias digitales durante la pandemia, hubo aumentos significativos en la inversión en comercio electrónico, salud digital y tecnología financiera.

A medida que continuamos navegando por la pandemia, cerca de dos años después, surgen preguntas sobre la capacidad de recuperación de la innovación continua. Por ejemplo: ¿las averías de la cadena de suministro resultarán en vínculos de innovación global fracturados? A medida que continúen apareciendo nuevas variantes del virus COVID-19, ¿seguirán el ritmo las innovaciones farmacéuticas que combaten los brotes y las mutaciones adicionales? Múltiples partes interesadas, incluidos gobiernos, corporaciones y la sociedad civil deberán colaborar, adoptar nuevas formas de trabajo e invertir activamente la innovación.

La pandemia ha demostrado lo que sucede cuando lo hacen y ofrece la esperanza de que no solo podemos recuperarnos, sino también crear un futuro inclusivo y sostenible.

Artículos publicados en Strategy+Business no representan necesariamente las opiniones de las firmas miembro de la red PwC. Revisiones y menciones de publicaciones, productos o servicios no constituyen auspicio ni recomendación de compra. Strategy+Business es publicada por algunas firmas miembro de la red PwC. Adaptación del texto original en inglés publicado por Strategy+Business gestionado por PwC Perú.

Deja un comentario

Volver arriba