“La sostenibilidad es como la innovación, si no te subes al coche, te puedes quedar en el camino”

La sostenibilidad se ha convertido en una discusión relevante en diferentes espacios de la sociedad. Por un lado, encontramos consumidores cada vez más comprometidos con el cuidado del medioambiente, quienes exigen el mismo compromiso a sus marcas. Por otro, los planes de reactivación económica tras la pandemia ya incluyen un eje “verde” que busca que las actividades de las empresas reduzcan -y eventualmente desaparezcan- el impacto negativo sobre los distintos grupos de interés. Por ello, José Luis Velásquez, director de PwC, nos explica la importancia de incorporar métricas ambientales en los reportes de las empresas.

¿Por qué es importante que las empresas trabajen en sostenibilidad?

Por lo que representa este concepto en la actualidad. Actualmente los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) establecidos por las Naciones Unidas entran en una etapa crucial, ya que solo quedan aproximadamente 10 años para alcanzarlos. Considerando que la pandemia ha permitido reducir el impacto climático, pero al mismo tiempo ha agravado otros ODS, debemos ser conscientes como empresas y como personas, que debemos trabajar hacia dichas metas. Asimismo, en la actualidad muchos fondos de inversión no solo se enfocan en los retornos financieros de las empresas, sino en inversiones financieramente sostenibles y responsables. Las empresas deben ser conscientes del impacto que genera su operación en todos los grupos de interés involucrados.

¿Cómo aplicar factores ESG en las actividades diarias de las empresas?

Los factores ESG abordan aspectos que se deben mirar de manera holística e integrada. Estos corresponden a temas ambientales, sociales y de gobernanza (ESG, por sus siglas en inglés). A lo largo de los años, las empresas han relacionado los aspectos de sostenibilidad hacia las actividades sociales y ambientales. Hoy en día, el eje que soporta la sostenibilidad de las empresas es la gobernanza, que incluye, entre otros temas, la equidad de género, la ciberseguridad, ética, entre otros. Como primer paso, las empresas deben definir sus partes interesadas y su nivel de prioridad. Como segundo paso, deben elegir qué ODS son más relevantes para la operación y dichas partes interesadas. Luego, deben establecer métricas híbridas que permitan efectuar metas y monitoreos periódicos para poder alcanzarlas. Solo como un dato adicional, existe una guía denominada SDG Compass o Brújula de las ODS que pueden ayudar a las organizaciones a aterrizar su estrategia de sostenibilidad.

¿Es importante que los temas de sostenibilidad se discutan a nivel de directorio? 

Ninguna de estas actividades va a traer resultados consistentes si primero no se interioriza la sostenibilidad como parte de la estrategia y cultura de la organización, es decir, debe ser un tema de agenda a nivel de directorio y transmitirse de manera transversal a todas las áreas de la organización. La sostenibilidad se ha vuelto un tema principal de agenda en las organizaciones a nivel mundial, y debe ser abordado y monitoreado por un nivel apropiado de la organización. Si no pensamos que la sostenibilidad es un tema estratégico, muchos esfuerzos van a ser indebidamente direccionados sin un impacto claro en las partes interesadas de la organización.

¿Por qué se necesita contar con métricas que no sólo consideren los resultados de la compañía sino también el impacto de sus actividades?

Si las organizaciones no cuentan con métricas sobre el impacto de sus operaciones en sus partes interesadas, no va a ser posible efectuar mediciones y monitoreo continuo en el logro de metas de sostenibilidad. Existe en la actualidad iniciativas muy importantes que buscan generar métricas que no solo aborden aspectos técnicos, sino que traduzcan dicho esfuerzo en valor para sus partes interesadas, incluyendo los inversionistas.

¿Qué incentivos tienen las organizaciones para hacerlo?

Se trata de un tema de conciencia tanto para las organizaciones como para la sociedad. Siempre se ha partido de la premisa de la buena voluntad de las organizaciones para abordar aspectos de sostenibilidad. Hasta podríamos decir que es un tema moral. Por dicha razón, los esfuerzos de transparencia y reportes de sostenibilidad son voluntarios. Sin embargo, lo que se observa como tendencia en otros países es que los mercados de valores están exigiendo los aspectos de sostenibilidad como un factor importante a nivel de inversión. En Perú, la SMV exige efectuar una evaluación de aspectos de sostenibilidad a partir del año 2021. Si las organizaciones no entienden la importancia del tema, van a quedar relegadas y desatendidas por los mercados más relevantes. Podríamos decir que la sostenibilidad es como la innovación, si no te subes al coche, te puedes quedar en el camino.

¿Qué le recomendarías a tus clientes?

Mi recomendación principal sería que inicien discusiones y conversaciones alrededor de este tema a nivel del directorio y las gerencias claves de la organización. Esto va a permitir despertar conciencia respecto a aspectos de sostenibilidad y comenzar a mirar cómo sus operaciones están teniendo un impacto positivo o negativo, y por dónde deben empezar. Actualmente existe mucha información, guías y lineamientos respecto a aspectos de sostenibilidad, pero aún existe inacción por parte de las organizaciones. Por lo tanto, es clave incorporarlo dentro de sus planes estratégicos.

Deja un comentario