Tecnología para la oficina del futuro

Sobre el futuro del trabajo se han cuestionado aspectos como: ¿Volverán las personas a sus centros de trabajo para socializar y trabajar sin distracciones? O, por otro lado, ¿tratarán de evitar este tipo de modalidad por la flexibilidad de trabajar desde casa y para evitar el viaje diario a la oficina?

Las tecnologías que han ido surgiendo, evolucionan rápidamente con el trabajo a distancia. Por esa razón, actualmente es más complicado planificar lo que estas requieren para el futuro. 

Además, contar con laptops, licencias de software y cámaras web son implementos que los trabajadores requieren. En esa línea, tener una mayor experiencia tecnológica que sea adaptable y flexible será muy importante en la oficina.

¿Por qué es importante esta experiencia tecnológica?

Hoy en día, encontrar y mantener a los mejores profesionales se ha dificultado con el bajo desempleo y las presiones económicas. Luego de la pandemia que el mundo afrontó por el Covid-19, se evidenció que muchas personas optan por trabajos diferentes a los que tienen. Por otro lado, el despido silencioso, el aumento de renuncias y la creciente brecha de habilidades ha generado que haya pocos talentos disponibles.

Tomando en cuenta los puntos anteriores, la experiencia tecnológica en los centros de trabajo es relevante para satisfacer a los empleados y atraer a nuevas personas para llenar las crecientes brechas de habilidades. 

En octubre de 2021 se realizó la encuesta ‘What Workers Want’ de PwC, donde la firma se clasificó como la tercera preferencia de lugar de trabajo más valorada por los empleados. Además, en el informe ‘Balancing Act’ de este año, más del 69% de las personas aseguraron que preferían trabajar de forma híbrida, mientras que solo el 4% señaló que deseaba trabajar a tiempo completo en una oficina física.

Cabe resaltar que, tener buenas experiencias en el lugar de trabajo y contar con empleados comprometidos conducen también a mejores experiencias para los clientes. De ese modo, es importante asegurarse de que el lugar de trabajo esté configurado tecnológicamente para brindar buenas experiencias tomando en cuenta los siguientes factores:

1. Colaboración en la nube

El futuro lugar de trabajo requerirá un entorno que almacene datos en la nube.  Las herramientas de colaboración basadas en esta herramienta serán esenciales para que las organizaciones funcionen con empleados que trabajan de forma remota, en múltiples dispositivos. Asimismo, se deberá contar con aplicaciones que incluyan  pizarras blancas virtuales para la lluvia de ideas remota, espacios de creación y uso compartido de documentos, mensajería instantánea, chat grupal, redes sociales corporativas y conferencias de audio/vídeo.

2. Soluciones seguras

El trabajo remoto conlleva sus propios desafíos de seguridad con los datos que se mueven fuera de la oficina. En ese sentido, los equipos de tecnología utilizarán en el futuro ‘Cyber AI’, es decir, programas de inteligencia artificial que pueden identificar riesgos, amenazas y responder a los ataques en sus primeras etapas.

3. Apoyo de IA

El aprendizaje automático y la IA mejorarán muchas características del lugar de trabajo para los empleados. Su soporte personalizado estará disponible tanto de forma remota como presencial gracias a asistentes inteligentes virtuales que ayudarán a los empleados a organizar reuniones y entregables.  

4. Haciéndolo personal

Aquellas empresas que aún no han adoptado un lugar de trabajo híbrido, podrán contar con una experiencia unificada que permitirá a los empleados trabajar en entornos físicos y virtuales sin importar dónde se encuentren. Así, toda la información que los trabajadores necesitan estará disponible a través de pantallas táctiles y, para facilitar el acceso, en sus dispositivos personales. 

5. Actividad interactiva y segura

La oficina del futuro, luego del Covid-19, tendrá que ser segura y saludable. Si bien será interactiva, también será importante que cuente con pantallas, reconocimiento facial y botones sin contacto para minimizar la necesidad de tocar superficies. Sumado a ello, las salas de reuniones estarán equipadas con tecnología de última generación, como videoconferencias inteligentes y pantallas interactivas que permiten la colaboración virtual y en persona. 

6. Inmersión definitiva

Con el fin de brindar experiencias diferentes y capacitar a empleados que se encuentren en diversos lugares, algunas organizaciones aprovecharán la realidad virtual y el metaverso. La capacitación en realidad virtual podrá mejorar las habilidades de los empleados cuatro veces más rápido que la capacitación tradicional y con una mayor conexión emocional con el contenido, lo cual ayudará a una mejor retención y confianza al aplicar sus conocimientos.

Adaptación del texto original en inglés publicado por PwC Australia gestionado por PwC Perú.

Deja un comentario

Volver arriba